Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La consulta de la Diagonal 'roba' la gincana a la Mercè

El Consistorio adelanta la prueba a la víspera de la votación sobre la avenida

El agitprop en el que está sumergido el Ayuntamiento barcelonés para la promoción de la consulta de la Diagonal es incesante. Mañana se celebrará la 22ª edición de la gincana que organiza Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), que siempre se realiza durante las fiestas de la Mercè. Este año, en cambio, se ha hecho coincidir con el fin de semana anterior al arranque de la consulta. Los participantes, además, deberán decorarse el dorsal con un dibujo alusivo a las dos opciones de la reforma de la Diagonal que se proponen; bulevar (A) o rambla (B).

¿Y la C? "Es que no puede dibujarse", contestaba un organizador de la prueba. La creatividad en la decoración del dorsal, además, tendrá una recompensa de 1.000 puntos en el primer control de la gincana (el total suele ser de 15.000).

Los participantes deberán 'decorar' su dorsal con la opción A o la B

"Cada año se decoran los dorsales con un motivo de actualidad, el año pasado fue el Año Cerdà y este año está claro que la Diagonal es el tema", argumentaban los organizadores, que insistían en que ya se había decidido pasar la gincana de la Mercè a la primavera por acumulación de actos en la fiesta barcelonesa.

Al líder de CiU en el Ayuntamiento, Xavier Trias, el cambio de fechas y la alusión a las opciones A y B en los dorsales le pareció una prueba más de la "manipulación" y el nerviosismo del equipo de gobierno.

Pero no será el único acto lúdico-festivo del fin de semana previsto con motivo de la consulta. Para el domingo, el propio Consistorio ha organizado, junto con una cadena de gimnasios, la Cursa per la Diagonal. Serán 5.000 corredores -ya está cerrada la inscripción- los que recorrerán buena parte del tronco central de la avenida, cinco kilómetros entre calles del Eixample que culminarán en la plaza de Francesc Macià.

La página web que publicita la carrera contiene todo un alegato: "Un buen ejemplo para ver que el actual modelo urbanístico de la Diagonal no es eficiente. Por ello el Ayuntamiento ha decidido cambiarla... Recomiendo a todos los corredores que participen para hacer de la Diagonal un espacio para correr".

La Cursa per la Diagonal se presenta como una iniciativa más que consolidar en el futuro, como lo son las ya clásicas Jean Bouin y de la Mercè en Barcelona. En opinión de algunos, esta aspiración no se cumplirá porque entienden que se trata de una "manipulación" del Ayuntamiento, según se lee en alguno de los comentarios de la web.

Y ya en una expresión más tradicional del agitprop, el grupo municipal de Iniciativa per Catalunya -socia del gobierno municipal- repartirá antes del domingo 100.000 panfletos a favor de la reforma, en los que explicará sus argumentos en favor del a la reforma.

El Consistorio ha encarado la recta final de los preparativos de la consulta y ayer se instalaban las pantallas para el sistema de votación presencial en gran parte de los centros cívicos y otros locales donde se votará. Algunos de ellos estarán en espacios abiertos, como los del Portal de l'Àngel y el Palau Reial.

Los políticos municipales se enzarzan por la reforma

Lo que se planteó como un debate sobre la reforma de la Diagonal se convirtió en un rifirrafe de primer orden que poco -o nada- clarificó las dudas que el ciudadano puede tener ante la consulta que arranca el lunes. Los representantes de las cinco formaciones políticas del Consistiorio: Ramón García-Bragado (PSC), Xavier Trias (CiU), Alberto Fernández Díaz (PP) Ricard Gomà (ICV) y Jordi Portabella (ERC), se enzarzaron en todo tipo de acusaciones cruzadas, muchas de ellas con el fondo de las todavía lejanas elecciones municipales más que de la reforma de la Diagonal. Ante los micrófonos de Catalunya Ràdio, Trias insistió en que el equipo de gobierno está manipulando la consulta porque en toda la publicidad que está haciendo de ella omite la C (que es la negación de la A y la B ). A esta tesis se abonó Fernández Díaz, quien además subrayó que los barceloneses tienen problemas más graves y acuciantes que cambiar la avenida. Portabella se movió en la extrema indefinición, hasta el punto de decir que su propuesta de transformación de la Diagonal la explicará cuando ya haya pasado la consulta. En el bloque del gobierno, García-Bragado y Gomà contestaban a los ataques con otros: "no tienen proyecto", "es una actitud inmovilista".

La mesa de garantías de la consulta, formada por expertos independientes, salió al paso ayer con un dictamen asegurando que el sistema de votación es fiable, cuestión que fue criticada por CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010

Más información