Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro | El camino de la recuperación

Bruselas mejora las previsiones económicas de España y de la UE

Van Rompuy y Olli Rhen denuncian los "falsos rumores" y las "especulaciones"

La Comisión Europea mejoró ayer, modestamente, los principales indicadores de la economía española y de la Unión Europea para 2010 y 2011 respecto a sus previsiones del pasado otoño. Bruselas estima que la caída del crecimiento económico español durante este año será del 0,4% y, por tanto, menos intensa que el 0,8% previsto en otoño. Para el conjunto de la UE, el crecimiento del PIB en 2010 será del 1% frente al 0,7% estimado. Ya en 2011, España crecerá el 0,8%, dos décimas menos de lo previsto, y la Unión el 1,7 %, una décima más que la estimación de otoño.

En cuanto al perfil de la recuperación, la Comisión estima que el producto interior bruto (PIB) español estuvo estancado en el primer trimestre con respecto al anterior, que el crecimiento volverá en este trimestre, aunque será mínimo (0,1%) y que hab?rá una recaída en el tercero por la subida del IVA (-0,2%). A partir del cuarto trimestre y durante todo 2011, habrá crecimiento en España en todos los trimestres, según los datos publicados ayer.

En todo caso, la recuperación económica de la UE está siendo más gradual que en anteriores ocasiones. Aunque la crisis ha sido global, la recuperación europea está siendo mucho más débil que la de Estados Unidos y Japón, que este año crecerán el 2,8% y el 2,1%, respectivamente. Los motores del crecimiento mundial seguirán siendo China, India y Brasil con aumentos de la producción del 10,3%, 8,1% y 5,7%, respectivamente.

Las leves mejoras de la Unión alcanzan también a la futura evolución del empleo, desempleo, déficit público y deuda pública. La Comisión advierte, no obstante, de que "sigue pesando un alto grado de incertidumbre sobre la recuperación de la UE, como ilustran las recientes tensiones de los mercados de deuda soberana de los Estados".

Los ataques especulativos se están dirigiendo últimamente contra Portugal y España, sin fundamentos económicos, según la mayoría de expertos. En este sentido, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, calificó ayer de "totalmente irracionales los movimientos desencadenados por rumores sin fundamento, sobre España pero también sobre Portugal". Van Rompuy insistió en que "la situación de España no tiene nada que ver, pero nada que ver", repitió, "con la de Grecia, que es única".

En la misma línea se expresó el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quien en su comparecencia para presentar las previsiones de primavera 2010-2011, criticó "los falsos rumores" sobre una supuesta petición de ayuda financiera para España. Rehn fue categórico al afirmar: "No lo vamos a proponer porque no hay ninguna necesidad de proponer esta asistencia".

El comisario insistió: "Grecia es un caso único, tiene una dinámica de la deuda particularmente precaria y es el único que ha engañado con sus estadísticas durante años". Rehn hizo un llamamiento a "cortar estos falsos rumores para no alimentar una especulación innecesaria, que está alcanzando niveles de euforia en algunas plazas".

Bruselas estima que los efectos de la crisis económica sobre el mercado laboral, aunque serán severos, "parecen de una magnitud algo menor que la inicialmente prevista". En la UE, el desempleo se situará por debajo del 10% (9,8% y 9,7%) para este año y el próximo, lo que supone una reducción de casi medio punto respecto a la previsión de otoño. En el caso de España, el desempleo previsto es del 19,7% y del 19,8%, durante el mismo periodo, lo que supone tres y siete décimas, respectivamente, por debajo de las proyectadas hace medio año. La modificación se explica, según el Ejecutivo comunitario, "por la aplicación de medidas correctivas a corto plazo y el mantenimiento preventivo de los trabajadores en las empresas en algunos Estados", como ha sido el caso de Alemania.

También los pronósticos sobre deuda y déficit resultan ligeramente menos desfavorables que hace seis meses. Como consecuencia del funcionamiento de los estabilizadores automáticos y de las medidas del Plan Europeo de recuperación económica para respaldar la economía, el déficit público de la UE se ha triplicado desde 2008. Para 2010 y 2011, las previsiones de déficit son del 7,5% y 6,5%, respectivamente, lo que supone tres y cuatro décimas menos que lo estimado en otoño.

España registra una mejora similar, pero con unos niveles de desequilibrio más elevados, con unos pronósticos del 9,8% y del 8,8% para los mismos años. Estas cifras revelan el enorme esfuerzo que le aguarda a España para situar el déficit público por debajo del 3% en 2013. En el caso de la deuda, la situación de España es más holgada, con unas previsiones del 64,9% y el 72,5% este año y el próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2010