Delitos sexuales, libertad vigilada e imputación de personas jurídicas

La reforma del Código Penal endurece las penas en casi todos los delitos sexuales -los abusos podrán ser castigados con hasta 15 años de prisión-; establece nuevos tipos relacionados con la corrupción -como el soborno entre particulares- y el terrorismo; introduce la posibilidad de imputar y condenar a las personas jurídicas que delincan y recoge una nueva medida: la libertad vigilada revisable de hasta 10 años para condenados -terroristas y delincuentes sexuales- que ya hayan cumplido su pena. Se revisan también las penas por tráfico de droga, lo que permitirá evitar la prisión en los casos más leves y acabar con lo que los presos llaman "tarifa plana": nueve años de cárcel sea cual sea la cantidad transportada.

Más información
El Congreso aumenta la sanción penal de la corrupción

El PSOE criticó ayer al PP por no apoyar la reforma a pesar de que ellos habían "asumido bastantes propuestas populares", algunas "duras de aceptar". Asociaciones de juristas reprochan al Gobierno precisamente esto: haber dejado de lado criterios progresistas y asumir postulados de un PP que ni siquiera les ha apoyado.

José Luis Díez Ripollés, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Málaga y miembro del Grupo de Estudios de Política Criminal (con más de 180 juristas) lamenta que se haya dejado pasar una oportunidad para revisar a fondo la política criminal española. "La reforma, con la multirreincidencia, la libertad vigilada, el concepto de grupo criminal, endurece las penas relativas a la delincuencia de siempre, la tradicional, ignorando que en España utilizamos en exceso e innecesariamente la prisión en estos casos. En contraste, aunque se endurece algo el tratamiento de los delitos de corrupción y urbanísticos, los delitos de los poderosos siguen teniendo un tratamiento privilegiado en relación con los daños sociales que causan".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Mónica Ceberio Belaza

Directora adjunta de EL PAÍS, responsable de fin de semana y de la organización de la Redacción. Especializada en temas sociales y jurídicos, contó en exclusiva los encuentros entre presos de ETA y sus víctimas. Premio Ortega y Gasset 2014 por el especial 'En la calle, una historia de desahucios'. Licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS