Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps rechaza pedir disculpas por la corrupción generalizada en el Consell

El PP difunde contratos de cuando el portavoz socialista era alcalde de Alicante

No tiene la más mínima intención de pedir disculpas, pese a que la sesión de control de ayer en las Cortes deparó detalles que apuntan a un final de etapa y a que los tribunales revelan día a día el alcance generalizado de la corrupción en su Gobierno. El presidente del Consell, Francisco Camps, cree que es la oposición la que debe disculparse. Y en eso discrepa de su portavoz parlamentario, el consejero de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, que se pronunció en ese sentido hace unos días, como se apresuró a resaltar el portavoz socialista, Ángel Luna.

En respuesta a una pregunta de Blasco, precisamente, sobre la política educativa de la Generalitat, Camps hizo un autoelogio en el que llegó a referirse al "legado" de su gestión. En otro momento del debate, fue aplaudido por los diputados de su grupo durante un minuto como si estuviera a punto de marcharse. Así lo destacó el portavoz de Compromís, Enric Morera, que le espetó: "No le ha faltado más que el paseíllo. Esos aplausos suenan a despedida".

Camps se amparó en que la Sindicatura de Comptes no ha encontrado irregularidades en la gestión de su Gobierno e ignoró las investigaciones judiciales, pero Luna sacó a relucir un informe pericial de hace menos de dos semanas en el que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde el juez Antonio Pedreira instruye el caso Gürtel, constata que la práctica totalidad de los departamentos del Consell amañaron contratos con las empresas de la trama corrupta que dirigían Francisco Correa y Álvaro Pérez.Camps trató de defenderse acusando a Luna de haber practicado, cuando era alcalde de Alicante, la misma política de la que se acusa al Consell: fragmentar contratos para evitar concursos públicos. Añadió que cuando los socialistas gobernaban la Generalitat los contratos a dedo superaban a los de la época del PP. Y Blasco distribuyó después una información que pretende demostrar que "Luna es un experto en la práctica de contratos fraccionados", aunque los que menciona, de 1991, 1992 y 1994, sobre mantenimiento de zonas ajardinadas, pavimento de seguridad y adquisición de madera, tenían fechas y objetos bien diferenciados. Y desde luego, no se adjudicaron a una mafia corrupta.

Camps intentó cargar la prueba sobre el líder de la oposición, a quien dijo: "Son muchas preguntas sin respuesta". Luna esgrimió el informe del TSJ de Madrid, en el que se constata que 17 consejerías y organismos de la Generalitat contrataron con nueve empresas de la trama corrupta, y señaló que el próximo día 12 de mayo, en que el Tribunal Supremo decidirá si reabre el caso contra Camps por cohecho archivado en Valencia, tiene al presidente del Consell y al PP "aterrorizados y paralizados".

"La suya es una estrategia suicida y antidemocrática", comentó Luna de la negativa de Camps a asumir responsabilidades. "Su futuro está en manos de los jueces". "¿Hasta cuándo esta forma de maniobrar?", añadió. "¿No se ha dado cuenta de que su grupo se resquebraja?".

"No hay ningún miembro del Consell involucrado en procedimiento alguno", aseguró Camps en respuesta al portavoz de Compromís, Enric Morera, que le recordó: "El día 12 decidirá sobre usted el tribunal Supremo". Morera relacionó la falta de transparencia con la corrupción y con un perjuicio a la prosperidad de las sociedades y señaló: "Estas Cortes sólo tienen información gracias al sumario judicial". "¿Tendrá razón Blasco de que usted continuará aunque le imputen o se hará el favor, y nos lo hará a todos los valencianos, de presentar la dimisión?", le preguntó. Camps respondió: "Confío en la justicia y la verdad, por eso estoy tranquilo".

En una de las repreguntas, la diputada de Compromís Mònica Oltra inquirió directamente a Camps si "pedirá disculpas por haber mentido" y por "haber enviado la institución que representa a los detritos". Camps la acusó de no representar ni al 1% de los valencianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 2010