Necrológica:Perfil
i

George Nissen, inventor de la cama elástica

El circo y los Juegos Olímpicos tienen un nexo en el gimnasta George Nissen. Para facilitar sus entrenamientos, tomó unas barras de acero del marco de una cama vieja y la usó como estructura para tensar una tela utilizando un centenar de resortes. Así nació en 1934 el germen del trampolín moderno, o la cama elástica. Su invención fue elevada a disciplina olímpica en Sydney 2000.

Nissen falleció el pasado 7 de abril en un hospital de La Jolla (California) por complicaciones derivadas de una neumonía. Tenía 96 años. La genial idea le vino a la cabeza al ver a los trapecistas rebotar sobre la red que les protege de las caídas al vacío. El primer prototipo lo concibió con la ayuda de su entrenador, Larry Griswold.

George Nissen nació en Blairs (Iowa), en el seno de una familia de inmigrantes daneses. Sus compañeros en ingeniería en la Universidad de Iowa le ayudaron a perfeccionar el prototipo. Tres años después, y tras ganar varias competiciones de gimnasia, se hizo con un título en negocios. Sin esperar, se lanzó con dos amigos a recorrer el país para enseñar su invento.

Se hacían llamar Los tres Leonardos. Pero Nissen sabía que no bastaba con hacer acrobacias para demostrar que el producto funcionaba y enganchar a la gente. Necesitaba un nombre. Y así recurrió a la palabra española "trampolín", que escuchó en México al referirse a la tabla que se utiliza para zambullirse en el agua.

En 1942 fundaría junto a su entrenador la compañía Griswold-Nissen Trampoline & Tumpling. Se dio cuenta del potencial de su invención cuando probó los primeros prototipos en los campamentos de verano de la YMCA (asociación juvenil cristiana). Pero tras vender 10 unidades el primer año, en su familia pensaron que había saturado el mercado y que debía dedicarse a un trabajo más serio.

Sus socios también mostraron dudas, como relata la biografía de Jeannette De Wyze, titulada El hombre y el canguro. No se dio por vencido y se dedicó a llevar las riendas de la compañía en solitario. Temió que la guerra pudiera arruinarlo. Sin embargo, su cama elástica sería utilizada para entrenar a los pilotos de combate y después en los programas espaciales.

Steve Penny, presidente del organismo que gobierna la gimnasia en EE UU, considera que George Nissen puso así las semillas para un deporte que subió al Olimpo. Y destaca la visión y pasión mostrada siempre por el gimnasta. Nissen no faltó al debut de la cama elástica como disciplina. Dijo que fue como ver realizado un sueño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de abril de 2010.