Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Audiencia de Las Palmas, expulsado

Martín, absuelto por el Supremo, es autor de cuatro faltas muy graves

El presidente de la Audiencia de Las Palmas, José Antonio Martín Martín, fue expulsado ayer de la carrera judicial por el pleno del Consejo General del Poder Judicial al considerar que es autor de cuatro faltas disciplinarias muy graves, tras haber tratado de obtener la puesta en libertad de Rafael Bornia, uno de los narcotraficantes más importantes de Europa, que estaba acusado de tráfico de estupefacientes y blanqueo de dinero.

Las infracciones son: inobservancia del deber de abstención a sabiendas; intromisión, mediante órdenes y presiones, en el ejercicio de la potestad jurisdiccional de otro juez y ejercicio de actividades incompatibles con el cargo de juez o magistrado.

Se da la circunstancia de que José Antonio Martín fue juzgado y absuelto por el Tribunal Supremo, que le juzgó por delito de negociaciones prohibidas a los funcionarios. El alto tribunal entendió que la conducta de Martín no constituía delito.

Previamente, la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias le había condenado a un año y medio de suspensión de sus funciones y a una multa de 7.200 euros.

El 28 de julio de 2005, el presidente de la Audiencia de Las Palmas de Gran Canaria llamó a su amigo Wilebaldo Luis Yanes para que trasladara al hermano de Rafael Bornia el siguiente mensaje: "Dile que explique la procedencia del dinero, que lo explique clarito y sencillo. Y que está dispuesto a prestar una fianza, la cantidad que se le diga".

Al día siguiente de transmitir ese mensaje, el tribunal que presidía José Antonio Martín celebró una vista para decidir la libertad provisional de Bornia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2010