Fomento desmonta uno de los símbolos del 'gilismo'

Uno de los arcos de entrada a Marbella, símbolo de la ciudad y del gilismo, está perdiendo letras por días. El Ministerio de Fomento, encargado de las obras de soterramiento de la autovía A-7 a su paso por el núcleo de San Pedro Alcántara, está desmontando esta gran estructura de metal recubierta de piedra blanca porque se ha oxidado y el deterioro, unido a los constantes movimientos de tierra, puede ocasionar un peligro para los conductores.

La retirada de la instalación, que costó cerca de 720.000 euros hace 18 años, ha reabierto un viejo debate sobre si deben desaparecer los emblemas del gilismo en la ciudad, algo sobre lo que el Ayuntamiento no se pronuncia abiertamente, de momento.

La colocación de estos dos gigantescos arcos blancos, en las entradas oriental y occidental de la ciudad, fue una de las primeras medidas que adoptó el fallecido Jesús Gil cuando llegó a la alcaldía de Marbella hace casi dos décadas. El Consistorio marbellí, gobernado ahora por el PP, aún no ha decidido si buscará un nuevo emplazamiento para el arco cuando termine el soterramiento de la A-7.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de abril de 2010.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50