Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabrice, el colaborador

Fabrice Tourre se convirtió el viernes en la segunda búsqueda más caliente en Google, por detrás de la nube de ceniza volcánica que paralizó el transporte aéreo en Europa. Este empleado de Goldman Sachs fue el que estructuró uno de los vehículos de inversión que el especulador John Paulson utilizaría para hacer su fortuna con el colapso del mercado hipotecario. Paolo Pellegrini -socio de Paulson- fue el enlace que permitió a Tourre llegar hasta el hedge fund (fondo de alto riesgo) del especulador. Los clientes de Goldman se revolverán al saber que Tourre recibió dos millones por su buena gestión en 2007.

"Llamarme el fabuloso"

En el momento en el que se gestó el fraude a inicios de 2007, ocupaba un puesto de vicepresidente en el banco de inversión. Entonces tenía 28 años y entre sus amigos se hacía llamar el "fabuloso Fabrice". Empezó a trabajar para Goldman en julio 2001, recién acabados sus estudios. De origen francés, el ejecutivo se graduó por la Ecole Centrale Paris e hizo un máster en Stanford.

Cuatro años después empezó a dar rienda suelta a sus dotes de ingeniero financiero desde la división de productos estructurados del banco de inversión en Nueva York. Ahora trabaja en Londres, como director ejecutivo del Goldman Sachs International.

En un correo electrónico enviado a un amigo dijo en plan jocoso, en una mezcla de francés e inglés, que el sistema financiero iba a "colapsar" y que él sería el "único superviviente". El fabuloso Fabrice se ganó así la reputación entre sus compañeros de ser el que iba por delante del resto, que vio la que se venía encima en 2005 y que gracias a que creó una cartera como Abacus, ayudó a proteger a su banco frente a las pérdidas que otras entidades acabarían sufriendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de abril de 2010