Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera condena por un delito de atentado por golpear a una celadora de Osakidetza

El Departamento de Sanidad del Gobierno vasco dio a conocer ayer una sentencia por un delito de atentado a un funcionario público de Osakidetza, el primero de estas características. El Juzgado número 2 de lo Penal de Vitoria ha condenado a un año de prisión y seis días de localización de permanente a una mujer que golpeó a la celadora que controlaba las visitas en el hospital de Txagorritxu en enero de 2009. La funcionaria también recibirá una indemnización de 360 euros. La agresión tuvo lugar después de que la celadora negara la entrada a planta a una mujer porque había demasiadas personas visitando al enfermo. Cuando la habitación quedó libre, la mujer condenada regresó exigiendo entrar y, cuando se le pidió que esperara a su turno, la golpeó en la cabeza.

Precisamente el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, incluyó las agresiones entre las causas de las altas cifras de absentismo laboral de Osakidetza, que han aumentado un 20% en 2009 y afectan cada día a uno de cada diez trabajadores del Servicio Vasco de Salud, y que fueron dadas a conocer ayer. Al referirse a las agresiones contra los profesionales, el responsable de la Sanidad vasca dijo que según datos aportados por el Servicio vasco de Salud, en 2009 aumentaron las agresiones denunciadas en un 50%: diez en 2007, en 2008 once y el pasado año 22. En lo que va de año, las denuncias que se encuentran en trámite ya son cinco.

Bengoa explicó que el dato del absentismo "no es una fatalidad" y añadió que el "presentismo" -que los trabajadores acudan a su puesto enfermos sin ser plenamente productivos- puede tener una mayor incidencia que el absentismo. Los directivos son los que menor absentismo registran, un 1%, los médicos un 6%, los trabajadores de rayos y de los laboratorios un 11% y los auxiliares de enfermería y celadores un 13%.

Entre las causas del absentismo destacó el envejecimiento de plantilla -la edad media está en los 50 años y 2.160 trabajadores son mayores de 60- además de cuestiones como las bajas por maternidad o las reducciones de jornada para el cuidado de menores -el 75% de la plantilla de Osakidetza es mujer-.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 2010