El Gobierno vasco se hará cargo de las sanciones de la ley antitabaco

La modificación de la Ley de Drogodependencias acabará con la indefinición de los órganos competentes para sancionar a quienes incumplan la normativa antitabaco, ya que el anteproyecto de la norma recoge que será el Departamento de Asuntos Sociales el que lo haga.

La consejería de Gemma Zabaleta sancionará los incumplimientos de la ley antitabaco leves, graves y muy graves para evitar la falta de efecto que ha tenido la normativa desde su aprobación a nivel nacional. La Ertzaintza, la policía local y los inspectores de la administración se encargarán de controlar su aplicación.

La nueva ley permitirá fumar en lugares públicos al aire libre -también en los deportivos, como los estadios de fútbol- y en espacios privados, pero prohibirá esta práctica en los espacios públicos cerrados, como los bares o los polideportivos. El endurecimiento de la ley tiene como objetivo "defender la salud de la población, aumentar la prevención y cuidar la salud de los trabajadores del sector de la hostelería", según explicó el departamento en un comunicado. Y es que el tabaco causa más de 20 tumores y entre 2.500 y 3.000 fumadores pasivos mueren en España cada año, 22.000 en toda la Unión Europea.

El anteproyecto de ley que modificará la norma actual ya ha sido aprobado en la comisión técnica correspondiente y se encuentra en fase de presentación de alegaciones. El siguiente paso será remitir el documento al Consejo Asesor de Drogodependencias para que dé su visto bueno. De ahí, pasará al Consejo de Gobierno para su posterior aprobación en el Parlamento antes del verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de abril de 2010.