Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:Economía global

Avances en la recuperación de Irlanda

Irlanda, como España y otros muchos países europeos, debe hacer frente a desafíos difíciles en la consolidación de las finanzas públicas y asegurar un futuro crecimiento sostenible y estable. Este será el tema clave de la próxima reunión en Madrid de Ministros de Finanzas bajo la Presidencia Española de la UE.

En Irlanda, con el exitoso lanzamiento del plan para la recapitalización bancaria, la publicación del proyecto de Ley para la Reforma del Banco Central y el acuerdo logrado con los sindicatos de los servicios públicos, el Gobierno ha logrado importantes avances esta semana en el camino hacia la recuperación económica. Tenemos una estrategia triple enfocada a: estabilizar las finanzas públicas; reparar el sistema bancario, y mejorar la competitividad y fomentar el empleo sostenible.

Durante el periodo 2011 a 2014, se espera que el PIB de Irlanda crezca a una media del 4% anual

El acuerdo sobre la transformación del servicio público incluye propuestas sobre los salarios hasta 2014, una reducción de empleados y una reconfiguración del servicio con vistas a reducir costes y maximizar el rendimiento. La puesta en marcha de este acuerdo contribuirá a un clima de relaciones industriales más estable al salir el país de la recesión económica global.

El Gobierno ha actuado con rapidez para abordar las debilidades reguladoras que salieron a la luz a raíz de la crisis económica y financiera global. Han sido nombrados un nuevo gobernador del Banco Central y un nuevo regulador financiero y el proyecto de Ley para la Reforma del Banco Central fortalecerá las responsabilidades del mismo y la supervisión parlamentaria, salvaguardando de este modo los intereses de los consumidores y los inversores.

El anuncio hecho esta semana por el regulador financiero de que los bancos estarán obligados a mantener unas reservas de capital del 8% está en consonancia con la práctica internacional. Es una de las principales formas de medir la fuerza financiera de un banco, señala el regulador financiero, y pondrá punto final a la crisis bancaria. El gobernador del Banco Central ha dicho que estos costes serán manejables y asumibles para el Estado.

No cabe duda de que aquí ha habido prácticas bancarias chapuceras con los bancos concediendo préstamos inmobiliarios de forma temeraria. Pero la nueva Agencia Nacional para la Gestión de Activos (NAMA), establecida por el Gobierno de Irlanda y aprobada por la Comisión Europea, asegurará la seguridad, estabilidad y capacidad del sistema bancario irlandés. NAMA retirará los activos de mayor riesgo de la banca. Ha comenzado el proceso de transferir préstamos que cumplen los requisitos desde las instituciones financieras designadas. Esperamos completar este proceso a final de año con la transferencia de activos por unos 80.000 millones de euros.

NAMA está comprando el primer segmento de estos préstamos con un 47% de descuento sobre el monto original de 16.000 millones. Algunas de estas pérdidas serán cubiertas por los propios bancos aumentando el capital público y vendiendo activos. Pero la inevitable realidad es que el Estado tendrá también que inyectar capital. Una carga difícil de aceptar sobre los hombros del contribuyente, pero que hay que afrontar para asegurar un sistema bancario que funcione y que puede dar créditos a pequeñas empresas y sacar al país de la recesión. El Gobierno ha fijado objetivos concretos para los bancos que les obligará a dar facilidades de crédito a las pymes.

En los últimos dos años, hemos hecho ajustes presupuestarios equivalentes al 7,5% del PIB y estas decisiones difíciles nos han dado credibilidad fiscal para abordar los problemas bancarios. Hemos engendrado confianza en nuestra economía en la escena internacional y cosechado los beneficios de caída en el coste de los préstamos. La política presupuestaria irlandesa en la crisis ha recibido la aprobación de muchos, incluyendo CE, BCE, OCDE y FMI.

Se espera que la economía vuelva al crecimiento en la segunda mitad de este año y, al arreglar los bancos, nuestra economía crecerá más rápido. Durante el periodo 2011 a 2014, se espera que nuestro PIB crezca una media del 4% anual y este crecimiento será impulsado por las exportaciones. De hecho, las últimas cifras muestran que el país tuvo un superávit de más de 38.000 millones el año pasado.

Los factores que facilitaron nuestro reciente éxito económico permanecen. Irlanda sigue siendo un lugar muy interesante para los negocios. Estamos en la UE y en la eurozona con pleno acceso al Mercado Interno Europeo. Tenemos mano de obra joven, con muy buena formación y flexible, y un régimen impositivo favorable a los negocios, una economía abierta orientada hacia la exportación y un enfoque a favor de la empresa. La economía global está mejorando y confiamos en aprovechar el repunte. Nuestra economía es muy flexible y tiene un buen historial de rápida adaptación.

Micheál Martin es ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2010