Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia retiene a dos pesqueros guipuzcoanos para revisar sus capturas

Las autoridades marítimas francesas interceptaron ayer a dos pesqueros guipuzcoanos para inspeccionar su carga en el puerto de Anglet y comprobar que cumplen los acuerdos europeos realtivos a las capturas de anchoa y sardina, según informó el Departamento de Agricultura y Pesca.

Una patrullera del país vecino condujo a dicho puerto a las dos embarcaciones, una con base en Getaria -el Luis Barranko- y otra en Hondarribia -el Santa Berri-, para asegurarse de que pescaban anchoa y no sardina.

Los acuerdos comunitarios establecen que los buques vascos pueden internarse hasta 12 millas en aguas francesas para capturar la primera especie, pero no la segunda. Las primeras estimaciones de los responsables del puerto de Bayona apuntan que el pesquero de Hondarribia transportaba dos toneladas de sardinas y el de Getaria, una. La carga fue llevada al puerto de San Juan de Luz para pesarla.

Las autoridades judiciales francesas evaluaban ayer la cantidad de dinero que impondrán de fianza para la puesta en libertad de los buques. La cifra no se hará pública hasta hoy.

El presidente de la Federación de Cofradías de Guipúzcoa, Eugenio Elduaien, y el director de Recursos de esta misma entidad, Leandro Azkue, viajaron ayer hasta Anglet para tener todos los detalles sobre los motivos y el desarrollo de la inspección francesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2010