Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blázquez se despide oficialmente este fin de semana de la diócesis bilbaína

Ricardo Blázquez, nombrado por el Papa arzobispo de Valladolid el pasado 13 de marzo, se despedirá oficialmente este fin de semana de la diócesis de Bilbao, de la que ha sido obispo durante más de 15 años. La catedral de Santiago acogerá a mediodía de mañana una eucaristía que el prelado presidirá junto al Consejo Episcopal y el obispo auxiliar y miembro del Opus Dei, Mario Iceta, quien se perfila como su posible sucesor.

Al día siguiente, "por devoción personal y porque es la patrona de Vizcaya", Blázquez completará su despedida con la celebración de otra homilía en la basílica de Begoña, que también se celebrará a mediodía. El prelado tomará posesión del Arzobispado de Valladolid el 17 de abril.

Blázquez llegó al Obispado de Bilbao en 1995 y presidió la Conferencia Episcopal entre 2005 y 2008, tras imponerse al cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, en una apretada votación en la asamblea de obispos. Rouco le derrotó hace dos años en la nueva elección para la cúpula del episcopado español.

En todo ese tiempo, hasta el pasado mes de marzo, se esperó el ascenso de Blázquez en el escalafón eclesiástico, pero Rouco lo bloqueó. Nunca hasta entonces, ni siquiera en el resto de Europa, el máximo representante de un episcopado nacional había permanecido en el cargo sin ser ascendido a arzobispo o, incluso, a cardenal. Esa circunstancia fue considerada una anomalía.

Blázquez, quien el próximo martes cumplirá 68 años, nació en Villanueva del Campillo (Ávila). Tras estudiar Filosofía y Teología fue ordenado sacerdote en 1967. Se licenció en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma. Fue obispo auxiliar de Santiago de Compostela, y en 1992, de Palencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2010