Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'A-costa-de'

Acabo de descubrir algo extraño. Durante toda mi vida he pensado que me llamaba Jimena y ahora descubro que tengo un primer nombre: A-costa-de. Este hallazgo se lo debo agradecer a las diferentes empresas con las que tengo contratados algunos servicios.

De un tiempo a esta parte, no hacen más que confundirse en la factura mensual. Me pregunto si es así como pretenden las empresas pasar el desierto de la crisis, "equivocándose" en el cobro de las facturas a sus miles o millones de clientes. Claro, céntimo a céntimo. Eso sí, cuando te quejas, la compañía te asegura que te reembolsará el importe indebidamente cobrado en la factura del mes siguiente.

Ante esta solución injusta (¿por qué pueden contar con mi dinero como más les convenga a ellos?) se me ocurre otro apellido menos agraciado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2010