Mueren tres jóvenes al chocar contra un bus escolar en un tramo peligroso de Agolada

Tres jóvenes de entre 20 y 30 años fallecieron ayer tras colisionar de forma brutal su vehículo con un autobús escolar en el kilómetro 151,3 de la carretera N-640, en Agolada (Pontevedra). Las víctimas regresaban a casa después de trabajar toda la noche. El conductor podría haberse quedado dormido o haber sufrido un despiste, según los servicios de emergencia.

La colisión frontal destrozó el turismo, un Citroën Xantia. Sucedió a las 7.42 horas en un tramo peligroso de 3,2 kilómetros que ha registrado ocho víctimas mortales en los últimos ocho años. Los alcaldes de la zona reclamaron ayer una vez más al Ministerio de Fomento que reforme la vía con una variante que evite las curvas.

Tras la reciente mejora del firme la accidentalidad se había reducido, pero las autoridades locales consideran insuficiente la actuación. Antes, reconocen desde la Policía Local, "caían cuatro gotas y podía haber tres accidentes en el mismo día". Los jóvenes fallecidos, dos de ellos de origen rumano y otro argelino y de los que no se han facilitado iniciales, llevaban puesta la ropa de trabajo de alguna granja de la zona. El autocar acababa de iniciar la ruta escolar de un instituto, por lo que no transportaba aún a ningún estudiante. El conductor y su acompañante resultaron heridos leves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de abril de 2010.