Iberia y British Airways vuelven a posponer la firma del acuerdo de fusión

La británica alega razones técnicas, igual que la española hace una semana

Iberia y British Airways han vuelto a posponer la firma de su acuerdo de fusión. El pasado día 25, el Consejo de Administración de Iberia ya decidió aplazar la firma alegando que aún faltaban algunos flecos técnicos, sin ofrecer más detalles. Ayer fue un portavoz de British quien anunció el aplazamiento, alegando también "razones técnicas" y sin dar más explicaciones. Un portavoz de Iberia aseguró que este retraso no pone en peligro la fusión.

Este segundo aplazamiento significa que las compañías incumplirán el plazo que se impusieron ellas mismas de firmar los acuerdos definitivos antes del 31 de marzo. Pero ese incumplimiento no tiene en sí mismo mayor significado, puesto que no tiene implicaciones legales, aseguran.

British se concentra estos días en la huelga de su personal de cabina
Más información

"No vamos a firmar el acuerdo de fusión con Iberia el primer trimestre de 2010", admitió a Reuters un portavoz de British Airways. "Eso se debe a razones técnicas que tienen que resolverse y podemos anticipar que el acuerdo se firmará a su debido tiempo", añadió.

No está claro si las "cuestiones técnicas" pendientes no se han podido resolver debido a su propia naturaleza o porque British Airways se ha visto obligada a concentrarse en afrontar una huelga de siete días de su personal auxiliar de cabina en dos tramos de tres y cuatro días. El último tramo de huelga acaba el próximo martes.

Iberia y British anunciaron en julio de 2008 sus planes de fusión y después de varios vaivenes que parecieron poner el proyecto en el aire anunciaron un acuerdo en noviembre de 2009. En virtud de aquel acuerdo, British se quedará con el 55% del grupo resultante de la fusión e Iberia el 45% restante. La fusión debería generar unas sinergias de 400 millones de euros anuales a partir del quinto año por el recorte de gastos en logística de telecomunicaciones, mantenimiento de la flota y personal de oficina. La nueva compañía tendría una flota de 419 aparatos y volaría a 205 destinos.

Ambas compañías se han impuesto una penalización de 20 millones de euros a la que abandone la fusión. Pero Iberia se reservó el derecho a retirarse si British no resuelve antes el problema de su fondo de pensiones, que tiene un agujero de 2.660 millones de libras (3.000 millones de euros) que no será cubierto ni por Iberia ni por la compañía resultante de la fusión. British alcanzó hace dos semanas un acuerdo con los sindicatos, pero tiene que alcanzar un acuerdo también con los síndicos del fondo antes del próximo 30 de junio.

Ambas compañías cerraron ayer en Bolsa en negativo, con peor registro para la española. Iberia perdió un 1,71% y cerró a 2,58 euros por acción. British, por su parte, concluyó la jornada con un recorte del 0,82%, a 2,43 libras.

Aviones de Iberia y de British Airways, en la T-4 del aeropuerto de Barajas (Madrid).
Aviones de Iberia y de British Airways, en la T-4 del aeropuerto de Barajas (Madrid).SAMUEL SÁNCHEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción