Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente alertó en diciembre

Los vertidos que afectan a las provincias de Granada y Málaga fueron advertidos por Medio Ambiente a través de la guardería fluvial en el mes de diciembre. Según confirmó ayer el delegado de Medio Ambiente en Granada, Francisco Javier Aragón, el expediente se remitió a la Agencia Andaluza del Agua, que es la que debe adoptar una resolución sobre los vertidos, aunque no es a ella a la que compete paralizar o no la obra.

Por su parte, el ente público Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) sostiene que se trata de "productos químicos fácilmente biodegradables y que no sobrepasan los valores críticos de riesgo", según el informe que dio a conocer el pasado lunes el alcalde de Loja, Miguel Castellano (PSOE). Ayer, el regidor lojeño aseguró que en enero, cuando preguntó por los vertidos, nadie le refirió la existencia de los otros dos informes, ni el de Medio Ambiente ni el del Seprona. Castellano mostró su sorpresa por haber recibido sólo el informe del ADIF, que le llevó a afirmar, un día antes de conocerse el estudio de la Guardia Civil, que no había motivo de "alarma".

Tanto el PP como IU plantearán preguntas en el Congreso y en el Parlamento autonómico, pedirán nuevos informes sobre la posible toxicidad de los residuos y reclamarán medidas correctoras. IU alertó la pasada semana de la posible contaminación por este motivo del pantano de Iznájar. En 2008 este tramo del AVE se vio envuelto en otra denuncia, esta vez del PP, por vertidos de tierra. La Junta abrió un expediente sancionador a la empresa, que ha interpuesto recurso de alzada aún pendiente de resolución.

No es la primera vez que una tuneladora afecta a un acuífero en Andalucía. En marzo de 2005, la perforadora que horadaba los túneles de Abdalajís, para el AVE Córdoba-Málaga, reventó una balsa de agua, que perdió líquido durante tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de marzo de 2010