Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El buen tiempo ayuda al turismo a aparcar la crisis en Semana Santa

El sector espera que la ocupación media sea entre el 70% y el 75%

El invierno ha sido frío y lluvioso, la crisis parece haber tocado fondo y hay un goteo constante de reservas de plazas hoteleras de última hora. Son los tres factores claves que, de no mediar una involución meteorológica, darán un respiro al sector turístico para aparcar la crisis, al menos durante el inminente período festivo de Semana Santa.

Los empresarios turísticos valencianos prevén una buena ocupación durante esta semana, que oscilará entre un 70% y un 75% en la costa, el interior o en las ciudades, pero que también puede rozar el lleno en algún punto durante los cuatro días centrales de estas vacaciones. El sector ha hecho un esfuerzo para estimular unas reservas que cada año se concretan más a última hora. Un esfuerzo en precios, pero sobre todo en completar la oferta con entradas para atracciones y diversos tipos de facilidades de ocio complementario para los clientes. Pero las previsiones se quedarán solo en eso si la meteorología lo impide. "El tiempo es un factor clave. Si hace buen tiempo la gente saldrá de casa", defiende Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera de Benidorm y Costa Blanca (Hosbec). "El tiempo es fundamental", coincide Luis Martí, secretario general de la Federación Hotelera de la Comunidad Valenciana.

El presidente de la de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Alicante, José Francisco Izquierdo, abunda en el vaticinio de Mayor. "Las expectativas son bastante buenas, si no falla la previsión meteorológica", comenta. "Se prevé una importante ocupación hotelera, a lo que en Alicante tenemos que añadir el turismo residencial de comunidades colindantes", explica. Para el empresario de Hostelería, otros factores que ayudarán a cuajar una buena Semana Santa para el sector, son el auge que esta fiesta está tomando en la capital y, aunque parezca paradójico, la crisis: "En esta época, el visitante opta por las estancias cortas, y en ese campo tenemos la mejor oferta", argumenta el dirigente empresarial.Los factores que influyen en la ocupación no son iguales en todo el territorio. Mayor explica que la Costa Blanca se verá beneficiada este año por el hecho de que la Semana Santa haya recaído en los primeros días de abril. Benidorm, por ejemplo, tiene todas sus instalaciones abiertas, hoteleras, hosteleras y de atracciones, mientras que Mayor recuerda que otros destinos de playa como Salou o Mallorca no ponen a disposición de los clientes todas sus plazas hoteleras hasta unas semanas más tarde. El presidente de Hosbec menciona, entre los factores que pueden sumarse a favor de la ocupación hotelera, que la depreciación del euro puede frenar algunos viajes a Estados Unidos o Inglaterra en favor de las estancias cortas a los destinos domésticos, en este caso valencianos. El cliente nacional será el protagonista en Semana Santa y el coche "el rey", resume Mayor.

El año pasado, la Costa Blanca registró un buen dato de ocupación en Semana Santa, por encima del 95% y los empresarios esperan repetirlo. Mayor se muestra "optimista porque no dejan de entrar reservas". "Semana Santa es muy estable y tras un invierno duro la gente tiene ganas de salir", dice.

Los argumentos que esgrime Hosbec no influyen de igual modo en el resto del sector turístico valenciano, según Martí. Los destinos urbanos, de costa y del interior, sin embargo, prevén una ocupación que ronde el 70%, lo que supone cuatro o cinco puntos más que el año pasado. Martí asegura que la "sangría" ha pasado pero recuerda que los datos se comparan con un mal año, como fue 2009.

El responsable hotelero valenciano también subraya el buen inicio de año y apunta a que los empresarios cerrarán el primer trimestre del año con mejores datos de ocupación que durante el mismo periodo de 2009. "Las cosas empiezan a volver a su cauce", comenta.

Los empresarios turísticos valencianos miran al norte de Europa. La incipiente recuperación de Alemania, Inglaterra y Francia es vista con esperanza en relación con la gran temporada del año: el verano. En la misma línea coinciden tanto Luis Martí como Antoni Mayor, que ven en los datos de recuperación de estas economías un motivo para el optimismo.

Mayor menciona, por ejemplo, que el operador turístico Thomas Cook ha elevado en el último mes sus reservas en el Reino Unido para los distintos destinos en los que trabaja un 30%. Un buen síntoma de la recuperación del turismo británico que en la Costa Blanca es doblemente bien recibido. El cliente inglés es el principal turista del litoral alicantino y el año pasado la recesión del Reino Unido se dejó notar claramente en la llegada de extranjeros.

El año pasado, la Comunidad Valenciana recibió un 10,6% menos de visitantes extranjeros, según los datos de la encuesta Frontur del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Un mal dato que vino de la mano, principalmente, de la debilidad del mercado inglés y que este año el sector espera empezar a superar. En febrero de este año (últimos datos disponibles) el turismo ha mejorado su llegada en comparación con el mismo mes de 2009. La Comunidad Valenciana recibió ese mes 252.000 turistas, que suponen un crecimiento del 3,3% que viene, principalmente, de la mano del aumento del visitante alemán.

Las halagüeñas expectativas con las que el turismo valenciano encara la Semana Santa no son sólo fruto de los análisis y cálculos de los empresarios. Las favorables previsiones también fueron ayer corroboradas durante un encuentro informal entre el presidente del Gobierno, él socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, del PP. En declaraciones a los periodistas, la regidora señaló que en la conversación Zapatero "elogió" Valencia y que, además, trataron de las expectativas del turismo, "que son muy buenas", matizó la alcaldesa.

La cordialidad entre el presidente del Ejecutivo y la alcaldesa contrastó con las declaraciones del portavoz del PP en las Cortes valencianas, Rafael Blasco, que acusó al Gobierno de "poner zancadillas al turismo valenciano al negar competencias en Costas".

Repunte del sector

- Razones del optimismo. Depreciación del euro, hoteles, servicios complementarios operativos al cien por cien y goteo de las reservas.

- Ocupación. El sector prevé una ocupación media entre el 70% y 75%, aunque no descarta el lleno en el tramo central del puente.

- Tipo de visitantes. El turista nacional, a bordo de coche propio, atraído por la oferta de las estancias cortas.

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2010

Más información