Reportaje:

Tánger-Med ya pega bocados

Maersk quiere llevarse el 25% de su tráfico en Algeciras a Marruecos

El puerto de Algeciras tiene un serio competidor que está tan bien colocado en el mapa como él y resulta más barato. La intención de la multinacional danesa de transportes Maersk Line de llevarse el tráfico de casi medio millón de contenedores al año de Algeciras al puerto marroquí de Tánger-Med supone uno de los primeros episodios de una pugna comercial que se sabe que será dura y se teme que sea vital para la población más importante del Campo de Gibraltar.

Maersk reducirá un 25% la actividad de su terminal de contenedores en el puerto algecireño, APM Terminals. La compañía justifica su decisión en la posibilidad de rebajar el precio final del contenedor en un 20% si traslada su actividad al puerto tangerino, construido con mayoría de capital europeo y en el que predomina el establecimiento de las multinacionales francesas. Y es que, al mayor coste de las tasas portuarias a este lado del Estrecho, se une la notable diferencia de los costes de personal, ya que un estibador en el puerto marroquí cobra una media de 300 euros mensuales, frente a los 3.000 de media que gana un trabajador de la terminal algecireña.Según fuentes sindicales, el coste medio de un contenedor es de 70 euros en Algeciras y 50 en Marruecos, por lo que la pérdida del tráfico de medio millón de contenedores supondrá a su vez la de unos 35 millones de euros para el puerto de Algeciras. Pero no hay sólo malas noticias para el negocio portuario. La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras sostiene que el indudable impacto económico que conlleva la salida parcial de Maersk se verá amortiguado por la llegada de la naviera coreana Hanjin, que comenzará a operar tras la conclusión de las obras de ampliación de los muelles de Isla Verde Exterior.

Más información

A esto hay que añadir que la naviera china Cosco anunció días atrás el inicio de una apuesta firme por los puertos españoles a la hora de reestructurar sus servicios marítimos entre Extremo Oriente y Europa. La compañía utilizará el puerto de Algeciras como lugar de transbordo y ofrecerá dos servicios semanales desde los puertos de Barcelona y Valencia. Los transbordos de estas mercancías se realizaban hasta ahora en Italia, norte de Europa, Barcelona y Valencia, pero a partir de abril llegarán a Algeciras para realizar escala los tráficos que unen Asia con el norte de Europa, y el servicio que enlaza Extremo Oriente y Mediterráneo.

A pesar de estos anuncios, los sindicatos han pedido a las distintas administraciones, en especial al Ayuntamiento de Algeciras, que medie en la situación. "A finales de 2008 se firmó un convenio colectivo con 10 años de vigencia que no sólo garantizaba por parte de los sindicatos de la estiba la paz laboral, sino que además garantizaba el compromiso de la empresa de mover dos millones de TEUs al año en dichas instalaciones", argumenta el presidente del comité de empresa, Pablo Bianchi. Algo que se incumplirá si se lleva a cabo el traslado a Tánger. En la actualidad, la plantilla de estibadores es de 1.600 trabajadores, de los que 400 son eventuales. Este grupo es el que se puede ver afectado por la decisión de la naviera danesa.

Las esperanzas para poder salir del atolladero que plantea para Algeciras la entrada en servicio de Tánger-Med pasa por la aprobación de la futura ley de puertos, que otorga mayor independencia a los puertos de interés general, lo que permitiría adoptar la decisión de abaratar las tasas para competir no sólo con las instalaciones del norte de Marruecos, sino también con puertos como Barcelona o Valencia, que ha desbancado a Algeciras como líder nacional en el tráfico de contenedores.

Los responsables del puerto de Algeciras consideran que "todo se debe a la falta de espacio en las terminales", lo que quedará solucionado con la entrada en servicio de la zona de Isla Verde Exterior. La mejora de la línea férrea entre Algeciras y Bobadilla será también una de las medidas que permitirán ganar en competitividad respecto al "monstruo" marroquí, según apuntó el presidente de la Comisión de Infraestructuras del Congreso de los Diputados, el socialista Salvador de la Encina. El primer mordisco de Tánger-Med no deja hueco para más dilaciones en los planes de futuro del puerto de Algeciras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50