La crisis de la moneda única

Los problemas lusos se ceban con la Bolsa española

Poca confianza tienen los mercados en España. Cualquier problema -propio o ajeno- acaba traduciéndose en un castigo mayor en la Bolsa española que en la de sus vecinos. Y así poco a poco se ha convertido en la que más terreno ha perdido en 2010 (un 8,99%), excepción hecha de Grecia (-9,4%).

Ayer se vivió un claro ejemplo de esta tendencia. La agencia de rating Fitch rebajó la calificación de la deuda portuguesa. El índice selectivo del país vecino, el PSI 20, cayó un 1,03%; el español Ibex 35, un 1,18%. El resto de mercados escaparon a los números rojos. Estaba claro que ayer los inversores tenían a la península Ibérica en su punto de mira. Incluso el índice selectivo griego, cuyo país está ahora en el ojo del huracán por las cuentas públicas, se anotó una ganancia de casi un punto.

Más información

La caída del Banco Santander, de un 2,49%, fue decisiva en el mal papel que tuvo ayer la Bolsa española al ser el valor que más pondera en su composición. La entidad cántabra tiene una gran presencia en Portugal, lo que podría explicar en parte este castigo. Y, sin embargo, llama la atención que los grandes bancos lusos perdieron menos terreno. El que más valor cedió fue el Banco Espirito Santo, un 1,94%.

Entre el resto de valores españoles, siguieron al Santander el Banco Sabadell que se dejó un 2,36% y Sacyr, un 2,33%. Lideró las ganancias Telecinco, que ganó un 2,75%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de marzo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50