Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gisele Bündchen deja la pasarela tras ser madre

La modelo brasileña seguirá siendo imagen de marcas

Gisele Bündchen se baja de la pasarela. La supermodelo acaba de anunciar que no participará más en desfiles, aunque seguirá trabajando como modelo fotográfica y será imagen de numerosas marcas comerciales. Lo ha contado en São Paulo, adonde Bündchen acudió para asistir a la boda de su hermana Patricia, que es su mánager, y para grabar un anuncio publicitario en el que "enseña" a Pelé y a Romario a jugar al fútbol y que servirá para promocionar el próximo Mundial de Suráfrica.

La modelo, que dio a luz hace tres meses a Benjamin, su primer hijo, está casada con la estrella del fútbol americano Tom Brady. "Estoy retirada de los desfiles", afirmó por sorpresa Bündchen en la presentación del anuncio. Ahora Gisele viaja a todos lados con su pequeño, al que mostró en exclusiva para Vogue, y admite que le cuesta ser la de siempre. "Tras el nacimiento de mi bebé llegué a sentirme como un ser de otro planeta la primera vez que tuve que posar delante de una cámara".

Bündchen, de 29 años, ha amasado, según la revista Forbes, una fortuna de 150 millones de dólares (unos 106 millones de euros) en poco más de 13 años de carrera; tiene también su propia línea de sandalias, aunque el grueso de sus ingresos procede de promocionar desde firmas de alta costura a gafas de sol, relojes o grandes almacenes. Gisele ha dado empleo a cuatro de sus cinco hermanas. Patricia es la mánager que controla sus contratos. De las inversiones inmobiliarias se ocupa la propia modelo, que es dueña de apartamentos en Manhattan, donde reside con su marido en una mansión valorada en 13 millones. Además tiene una espectacular residencia en Los Ángeles, que se suma a otras posesiones, como una casa en Costa Rica regalo de su ex novio Leonardo DiCaprio, en la que festejó su boda, y un hotel de lujo en Brasil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 2010