Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

Cómo hacerse (rico) Blair

Anthony Charles Lynton Blair (Edimburgo, 1953), campechanamente conocido por Tony, primer ministro británico laborista desde 1997 hasta 2007, se va a embolsar más de 220.000 euros el próximo mes por hablar en dos conferencias, una en Singapur y otra en Kuala Lumpur, según informa el periódico británico The Independent. El tema de ambas charlas respira altura de miras y fuertes convencimientos éticos, cual corresponde a un gran líder socialdemócrata: cómo tener éxito en la vida y ganar mucho dinero.

El gran Tony no estará solo en el estrado de este apasionante seminario organizado por el National Achievers Congress (Congreso Nacional de Triunfadores). Le acompañan una galería de personajes que, al decir de sus biografías, han salvado con arrojo estos tiempos de crisis haciéndose multimillonarios o facilitando que otros lo sean. Los asistentes a las charlas deberán soltar 5.500 euros, una nadería si se compara con los ríos que prometen Blair y sus compañeros conferenciantes.

Uno de ellos es autor del libro Cómo embolsarte más dinero: convierte en pasta lo que sabes, y otro alumbrará a los asistentes sobre cómo ganar "45.000 dólares en sólo cuatro minutos". Blair no tiene por qué arredrarse ante estos cristianoronaldos; podrá contar, por ejemplo, cómo consiguió mantener en secreto durante dos años un acuerdo con una petrolera surcoreana con fuertes inversiones en Irak, o con qué desparpajo firmó un contrato de asesoramiento con la familia real kuwaití por 1,1 millones de euros, según cuenta The Independent. La prensa británica calcula que desde 1997 el ex líder laborista ha ganado más de 22 millones. También ha tenido tiempo de enriquecer su alma, convirtiéndose al catolicismo.

Los organizadores de las conferencias describen a Blair "como uno de los más respetados y admirados líderes mundiales del último medio siglo". Y si esto es así, ¿cómo son los no respetables, los no admirados? ¿Cómo se puede enseñar a los ciudadanos y a los jóvenes aspirantes a ello a diferenciar entre políticos honestos de tipos como este Tony Blair, charlatán, falsario y embustero?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 2010