Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores en huelga de las ITV de Guipúzcoa piden a Industria que medie

La huelga indefinida de los trabajadores de las ITV de Irún y Urnieta, que ayer cumplió 98 días, se ha descontrolado hasta tal punto que el comité de trabajadores pedirá que el Gobierno vasco medie en la resolución de un conflicto que ha perjudicado a miles de guipuzcoanos y generado 150.000 euros de pérdidas para la compañía TÜV Rheiland.

El presidente del comité de empresa, Ketxus San Emeterio, y el asesor sindical Mikel Muñoz, ambos de ELA, reclamaron ayer una "reunión urgente" con el consejero de Industria, Bernabé Unda. Sin embargo, la multinacional señaló que ya había solicitado hace dos meses que mediara el PRECO -órgano institucional para la resolución de conflictos laborales- y que "el comité no aceptó como mediación", explicó el director de Recursos Humanos de TÜV Rheiland, Lucas Gámez.

El acuerdo entre ELA y TÜV Rheiland, que gestiona el servicio en régimen de concesión administrativa por parte del Ejecutivo vasco, está enconado por ambas partes tras la última reunión celebrada el pasado día 10, en la cual la empresa alemana que realiza inspecciones a vehículos presentó una oferta que fue rechazada por los trabajadores -63 en total- por considerarla "una provocación al ser peor que la anterior", señaló San Emeterio. La compañía dio un ultimátum de una semana -se cumple hoy- para aceptar la propuesta. Los trabajadores piden fijar por escrito todas las condiciones laborales para que sean respetadas en caso de que cambie la empresa responsable del servicio después de una sentencia del Tribunal Supremo en 2007 que obliga al Ejecutivo vasco a una nueva adjudicación de las ITV de Irún y Urnieta.

"Huelga política"

Para TÜV Rheiland, la situación no es nada optimista, pues se trata de una "huelga política más que laboral". "ELA es quien realmente está detrás de esta negociación y no nuestros trabajadores. ELA no tiene ninguna voluntad de solución. No pierden nada y sí tiene un interés muy importante: abrir un frente para que la concesión de las ITV vuelva a estar en manos del Gobierno", señaló Gámez.

"Los motivos que llevaron a los trabajadores al paro nada tienen que ver con las mejoras que piden ahora". Según la compañía, dentro del colectivo de las ITV, los trabajadores en huelga son quienes están en mejores condiciones laborales, y ganan por encima del 20% frente a otras instalaciones de TÜV Rheiland. "Que cojan el convenio del sector de las ITV de la competencia y se lo aplicamos al 100%. Lo firmo mañana mismo con los ojos cerrados", les retó Gámez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 2010