Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Talento frente a pegada

Messi, hiperactivo, entra mucho en contacto con el balón, conduce al Barça al ataque, inicia y culmina jugadas - Higuaín es un martillo en el Madrid: un tanto cada 74 minutos

El fútbol es un deporte colectivo que admite duelos singulares. La Liga española va camino de decidirse como la guerra de Troya. Con un duelo aislado. Dos delanteros enfrentados: Higuaín, del Madrid, y Messi, del Barça. Al paso que van, sus aciertos pueden decidir el título. Cada uno en su estilo, llevan a sus equipos a la espalda.

"Messi no se acaba nunca", dijo Bojan después de asistir al triplete de su compañero ante el Valencia (3-0). La Pulga ya está a un gol de su mejor cosecha en una Liga (23) y cada vez que mete un gol suma puntos: ha marcado en los tres últimos partidos de la Liga (siete puntos) y abrió la lata o anotó goles decisivos en ocho de la Liga y uno de la Champions. En total, 19 puntos. Rendidos a su grandeza, a los compañeros se les acaban los elogios. "Es el número uno y no tiene techo", sostiene Iniesta. "Es espléndido, maravilloso, grandioso... Ponga lo que quiera", añade Valdés. "Él tira del carro. Nosotros sólo le ayudamos", resume Alves.

La Pulga disputó ante el Valencia su decimotercer duelo seguido como titular

El Pipa es un filón para el equipo blanco: suma 19 goles en 57 disparos

Hasta hace poco, nadie imaginaba que quien le haría sombra en esta Liga no sería Cristiano Ronaldo, sino su compatriota el Pipa Higuaín. Messi logró un triplete ante el Valencia -es el cuarto desde que juega en el Barça, el segundo este curso- y en Valladolid (1-4) respondió Higuaín con otro triplete. Messi ha metido dos goles en otros seis partidos desde que comenzó la temporada. A la creatividad del mediapunta del Barça, el punta del Madrid contrapone una efectividad en el área que es única en Europa. Toca menos balones que Messi, pero cada vez que lo hace los porteros tiemblan. En Valladolid disparó cuatro veces y marcó tres. Messi tiró cinco: dos las sacó César y tres fueron goles. Higuaín manda a la red el 40% de sus disparos. Ha rematado 57 veces y metido 19 tantos en la Liga. Uno cada 74 minutos de juego.

Messi marca una vez cada 80 minutos. Ha hecho 22 goles en 108 remates. Entra en contacto con el balón el doble de veces que Higuaín y, además de aparecer en el área, suele dedicarse a conducir a su equipo al ataque. Muestra la misma capacidad para iniciar las jugadas que para culminarlas. Liberado de la banda -"como segunda punta, tiene más espacios, no le limita el campo", explica el ayudante de Pep Guardiola, Tito Vilanova-, Messi sorprende tanto por su talento como por su resistencia al cansancio. El domingo jugó su decimotercer encuentro consecutivo en lo que va de curso, algo insólito hace sólo un año, cuando no encadenó más de nueve sin descanso. Además de lo que hace, está cómo lo hace por mucho que, debido al insolente hábito de repetir una obra de arte tras otra, sus goles se hayan convertido en vulgares.

Al genio irrepetible de Messi, el Madrid replica con artillería pesada. El primer cañón es Higuaín, que ya fue el máximo goleador del equipo la temporada pasada. El Pipa lleva dos años ofreciendo un rendimiento ascendente y constante. Sin embargo, el Madrid le escamotea la renovación. No quiere pagarle lo mismo que a Benzema, que cobra cuatro millones de euros limpios al año. Hasta el domingo tampoco se escucharon voces oficiales defendiéndole de los rumores que le acusaban de boicotear a Cristiano al no pasarle la pelota.

El director general del Madrid, Jorge Valdano, muy oportuno, le regaló elogios en Valladolid: "Higuaín ha dado una tremenda respuesta. Es un hombre de una gran personalidad. Hemos cometido con él una gran injusticia.Estamos hablando con él, pero con tranquilidad. No sólo nos gustaría que renovara, sino que acabara su carrera en el club". Un problema que en el caso de Messi está resuelto: es el mejor pagado de la plantilla azulgrana y tiene contrato hasta 2016.

Por otro lado, sorprende que, con Argentina, Diego Maradona no saque provecho de ninguno de los dos y ambos naufraguen en el caos. Messi ha jugado 33 partidos con la albiceleste y ha marcado 13 goles e Higuaín lleva dos en cinco. Un despilfarro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010