El fiscal pide que se investigue una supuesta trama policial relacionada con dos prostíbulos

- El dueño de dos burdeles en Madrid habló con agentes antes de una redada - Un testigo le vincula con Ginés Jiménez, ex jefe de la policía local de Coslada

El fiscal anticorrupción de Barcelona, Fernando Bermejo, ha solicitado a los juzgados de Majadahonda que investiguen la existencia de una supuesta trama de corrupción policial relacionada con el propietario de dos prostíbulos de Madrid. Se trata de conversaciones mantenidas con agentes de diversos cuerpos policiales en las que el dueño de los burdeles solicita que no sean clausurados sus locales o no se detenga a las mujeres que ejercen la prostitución y que pudieran estar en España en situación irregular.

El caso se ha destapado a partir de la trama de corrupción policial que investiga el Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona. Desde hace más de un año permanecen clausurados los macroprostíbulos Saratoga y Riviera de Castelldefels y la semana pasada fue prorrogada la clausura. Durante esa investigación se intervino, entre otros, el teléfono de Antonio Herrero, propietario del local Riviera. Herrero también es copropietario del club Flowers, situado en Las Rozas, y del local Factory, que funciona en ese mismo municipio y en Barajas.

"Ahora va para allí gente de Extranjería", avisó un policía
Herrero tenía frecuentes conversaciones con un ex 'ertzaina'
Más información
Hombres de 50, mujeres de 20
Granados confía en que no haya agentes de Madrid implicados en la trama de los prostíbulos

En una conversación telefónica registrada el 19 de mayo de 2008, Herrero es informado por un agente de la Policía Nacional de las inspecciones que van a realizarse en el club Factory. Unos días después, el 16 de junio, Herrero telefonea a un ex ertzaina para informarle de un incendio en el local Flowers y le comunica que ha telefoneado a un guardia civil "para que no les cierren el hotel". A los pocos minutos el dueño de los prostíbulos vuelve a hablar con el agente de la policía autónoma vasca y éste le responde que hable con un policía nacional de Pozuelo.El dueño de los prostíbulos sigue los consejos del ex ertzaina y telefonea a un desconocido para pedirle el teléfono de J. L. de la localidad de Pozuelo, un agente de la Policía Nacional. En la siguiente conversación, registrada al cabo de cuatro minutos, el policía le anuncia: "Ahora va para allí gente de extranjería, para que lo sepa". El círculo se cierra con otra conversación entre Herrero y el ex ertzaina para comunicarle que ya ha hablado con el policía nacional y que el guardia civil "está allí".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El incendio del prostíbulo es un hecho que deberá esclarecer el juzgado de Majadahonda que investigará las escuchas. Su colega de Barcelona solicitó en julio de 2008 el listado de llamadas del ex ertzaina, puesto que "mantiene frecuentes contactos telefónicos con Herrero" coincidiendo con aquel incendio.

Poco antes de la medianoche del 9 de julio de 2008, Herrero recibe otra llamada de ese mismo ex agente anunciándole que se va a producir una redada, pero, al mismo tiempo tranquilizándolo, porque también acudirá el guardia civil citado. Apenas tres cuartos de hora después vuelven a hablar los dos interlocutores para comentar los resultados de la operación policial que se ha llevado a cabo. "Todo ha salido muy bien, no se han llevado a ninguna. Se enrolla de cojones", le dice el ex ertzaina a Herrero en referencia a la actuación del guardia civil durante la redada.

La fiscalía considera que el dueño de los prostíbulos de Madrid y Barcelona tiene diversas propiedades por toda España. Un testigo de cargo entregó en su día en el juzgado de Barcelona un informe con todas esas propiedades e implicó también a Ginés Jiménez, el ex jefe de la Policía Local de Coslada, actualmente imputado por una trama de corrupción. Según su declaración Ginés y Herrero se reunieron en varias ocasiones y aquél recibió importantes sumas de dinero para tolerar el funcionamiento del prostíbulo Flowers sin que la policía hiciera acto de presencia. Los pagos se realizaron en un conocido asador de Madrid que también es propiedad de Herrero, según el testigo. Cuando trascendió esa declaración, el ex sheriff de Coslada defendió su actuación y negó las acusaciones.

El fiscal pide que el juzgado de Barcelona remita al de Majadahonda esa declaración.

Fachada del prostíbulo Flower's
Fachada del prostíbulo Flower'sCARLOS ROSILLO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS