Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Demasiado suelo protegido?

El PSdeG acabará dando su apoyo a la reforma de la ley del suelo, pero por el camino tratará de suavizarla al máximo. Una de sus enmiendas se refiere precisamente a la amnistía de viviendas ilegales. Los socialistas quieren excluir el suelo protegido de la legalización general, pero su propuesta cuenta con pocas posibilidades de éxito. Al menos, no es del agrado de la secretaria general de Urbanismo, Encarna Rivas, que defiende que sólo se haga excepción con las zonas verdes, los equipamientos y los suelos dotacionales.

La razón: un supuesto exceso de suelo protegido. "Es que Galicia ya es suelo protegido", argumenta Rivas, que cita el ejemplo de Sanxenxo, donde ejerció como gerente de Urbanismo: "Si en Sanxenxo el 70% del suelo son espacios protegidos, qué no será en el global de Galicia, así que pensar en excluir cualquier suelo rústico protegido..." Según la secretaria general, "el 90% del suelo rústico gallego cuenta con algún tipo de protección".

Son los propios ayuntamientos los que trasladaron a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras la aplicación de una legalización de viviendas de estas características, agrega Rivas. "Los alcaldes nos trasladaron la petición, porque ellos en su tarea diaria se han encontrado con muchas casas que reciben herederos que se encuentran con problemas de falta de licencia", relata Rivas. "En muchos casos, los ayuntamientos dejaron hacer pensando que después vendría un plan general a legalizar la situación, pero el plan nunca llegó, y ahora hay que dar estabilidad jurídica a esa situación", añade. Así planteada, la legalización que contempla la ley tendrá "más trascendencia económica que urbanística", pronostica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de marzo de 2010