Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más inspecciones, menos sanciones

Las multas a las empresas caen el 35% de 5,4 a 3,5 millones - Empleo y Asuntos Sociales lo atribuye en parte a una labor más intensa en campañas planificadas

Las campañas planificadas de prevención laboral requieren más labor y constancia, pero evitan accidentes y rebajan sustancialmente las sanciones. La Inspección de Trabajo realizó en 2009 un 10% más de actuaciones que en 2008 y sin embargo, las sanciones cayeron un 35%, concretamente de 5,4 millones de euros a los 3,5.

Aunque el parón de la actividad en el sector de la construcción, el que más incumplimientos acumula, ha influido notablemente en el desplome de las multas, el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales atribuye parte de ese hecho al esfuerzo de la inspección en añadir, al trabajo reactivo, -el derivado de las denuncias y de las campañas sistemáticas-, el proactivo, es decir, visitas más específicas en materia de prevención.

"El pasado año fueron más de 330 actuaciones por cada inspector"

"La Inspección, funcionalmente, depende de Empleo y Asuntos Sociales"

"Trabajamos para cuando llegue la transferencia de la Inspección"

La sanción media a las empresas ascendió a un total de 4.222 euros

Los 39 inspectores de Trabajo -22 en Vizcaya, 11 de Guipúzcoa y 6 de Álava- apoyados por otros tantos subinspectores realizaron el pasado año 26.508 actuaciones frente a las 23.839 de 2008. El número fue prácticamente idéntico en seguridad y salud laboral, pero se disparó en el capítulo de relaciones laborales, por la incidencia de los ERE. "El hecho de afrontar cada vez una mayor actividad de manera planificada frente a la derivada exclusivamente de las denuncias, permite estudiar mejor el sector al que se va, preparar los puntos críticos a analizar en esas empresas y por lo tanto ser más eficaces en el control", aseguran estas fuentes de Empleo del Gobierno vasco. También a campañas específicas como la que puso en marcha Osalan para evitar las muertes y accidentes graves por caídas en altura, un tercio de las muertes que se producen en el sector de la Construcción y en Industria.

El pasado año fueron más de 330 actuaciones por inspector, aunque contaron con el apoyo de los 33 técnicos habilitados de Osalan en algunos trabajos de campo -desbrozan los incumplimientos pero no pueden ni proponer sanciones ni sancionar-.

La consejería de Gemma Zabaleta, que tiene autoridad funcional sobre los inspectores en temas como seguridad y salud laboral, además de en el capítulo de relaciones laborales, -orgánicamente dependen del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales- ha sentado por vez primera en una misma mesa a los representantes provinciales de la Inspección, a los de Osalan y a los responsables de Empleo de su departamento, en un órgano que se ha convertido en el corazón de la acción del Ejecutivo a la hora de frenar la siniestralidad y orientar a la Inspección. "Estamos trabajando ya en la dirección de preparar las estructuras y los equipos para cuando se produzca la transferencia de la Inspección de Trabajo", indicaron. La transferencia dejará en manos del País Vasco las actuaciones en materia de seguridad y salud laboral y relaciones laborales, pero seguirán en manos del Estado las investigaciones de cotizaciones a la Seguridad Social.

De las actuaciones realizadas en seguridad y salud saboral por la Inspección en 2009, 618 acabaron en infracción, 128 fueron propuestas de recargo a la Seguridad Social y 4.093 requerimientos de subsanación de las deficiencias detectadas, en prevención y en las condiciones de seguridad. La sanción media a las empresas fue de 4.222 euros. La Inspección paralizó quince obras y empresas por detectarse peligro inminente.

En el campo de las relaciones laborales, la Inspección levantó 190 infracciones, 766 requerimientos y revisaron 30.014 contratos de trabajo. Fruto de ese esfuerzo, en 2009 lograron convertir en indefinidos 1.325 contratos que se encontraban en fraude de ley. El importe medio de las sanciones ascendió a 4.922 euros, y la mayor parte de las infracciones fue por horas extra y tiempos de trabajo.

TAMBIÉN MENOS ACCIDENTES

El sector más crítico en los accidentes mortales es Construcción, seguido de Industria. En los últimos diez años, la siniestralidad ha caído a la mitad. En la actualidad Osalan ha puesto en marcha el programa Lotu para evitar las caídas, y trabaja coordinadamente con la Fiscalía especial para la siniestralidad laboral. El mayor descenso se produjo en Álava, debido a que hay menos pymes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 2010

Más información