El mal trago de otros altos cargos

Antes de que el ex presidente Aznar soltara en 2007 aquellas polémicas frases: "¿Quién te ha dicho que yo quiero que conduzcas por mí [aludiendo a la DGT], las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber déjame que las beba tranquilamente", los casos de representantes públicos y altos cargos de la Administración implicados en escándalos por altas tasas de alcoholemia al volante no eran una novedad. Tampoco después. Ocurre cada año que varios personajes relevantes pasan un mal trago al ser pillados. Éstos son algunos de los casos más recientes:

- Juan José Corrales, alcalde socialista de Siero (51.181 habitantes, Asturias), declarará ante el juez el lunes. El 12 de febrero estrelló su vehículo oficial contra una rotonda, con 0,71 miligramos de alcohol por litro de aire espirado (a partir de 0,60, delito). Hoy el pleno municipal debe ratificar su dimisión. Ayer señaló que había sufrido un tratamiento "injusto".

Más información

- Raúl Navarro, de Segregación Porteña, dimitió en enero como teniente de alcalde de Puerto de Sagunto (48.139 habitantes, Valencia) tras provocar un choque con otro vehículo y arrojar una tasa de 0,60 miligramos.

- Joan Antoni Pérez (Esquerra Unida), teniente de alcalde de Xirivella (30.691, Valencia), fue detenido por desobediencia a la autoridad y dar positivo en prueba de alcoholemia en septiembre de 2009. Fue sancionado con 450 euros y cuatro puntos. Sigue en el cargo.

- Manuel García Torres (PSOE), concejal de Gobernación y Tráfico de Alcalá de Guadaíra (70.155 habitantes, Sevilla), debía coordinar un dispositivo de seguridad al coincidir la feria con las elecciones europeas de junio de 2009. Arrojó el doble del límite de la tasa permitida (0,51). Sigue en el cargo. Perdió cuatro puntos y pagó 600 euros. El copiloto era el alcalde de la localidad.

- Manuel Cercadillo Toledo (PP) era concejal de Régimen Interior de Arganda del Rey (53.309, Madrid) el 23 de mayo de 2009, cuando circulaba dando bandazos y sobre los bordillos por las calles de la localidad. Fue acusado de un delito contra la seguridad del tráfico, resistencia a la autoridad e intento de fuga. Arrojó una tasa de 1,03 miligramos. Fue condenado a ocho meses de retirada del permiso y 600 euros.

- Miguel Sardiña González, jefe de la Policía Local de Badajoz, circuló en sentido contrario en una rotonda en enero del año pasado con una tasa de 0,86 miligramos de alcohol y colisionó con otro vehículo provocando dos heridos. Fue suspendido de empleo y sueldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de febrero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50