Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urchueguía deja la alcaldía de Lasarte para dirigir la delegación vasca en Chile

La nueva 'embajadora' pone fin a 25 años dirigiendo el ayuntamiento

La alcaldesa de Lasarte-Oria, la socialista Ana Urchueguía, va a poner fin a casi 25 años presidiendo el consistorio guipuzcoano y se convertirá en la nueva embajadora vasca en Chile y Perú. Su nombramiento como delegada de Euskadi en estos países figura en el orden del día del Consejo de Gobierno de hoy y podría ser oficial esta misma semana tras publicarse en el Boletín del País Vasco.

Urchueguía será, a partir de ahora, el enlace del Gobierno vasco en Chile-Perú, una de las cuatro delegaciones que el Ejecutivo tiene distribuidas por el continente americano. La regidora, una de las más veteranas de España en este cargo, cierra así una etapa dedicada casi de forma exclusiva a las tareas de gobierno en su municipio -también fue senadora y representante en las Juntas Generales de Guipúzcoa- y se embarca en una aventura diplomática que conecta con sus inquietudes personales y políticas por favorecer la cooperación con los países en vías de desarrollo.

Chile y Perú están considerados como un foco atractivo para las empresas

El Gobierno tiene aún vacante la oficina de EE UU, Canadá y México

Con el nombramiento de Urchueguía, la Secretaría General de Acción Exterior del Gobierno vasco, dirigida por Guillermo Echenique, está a punto de completar el nuevo puzzle de las delegaciones vascas. La llegada de Patxi López a Lehendakaritza ha conllevado una reestructuración completa de las embajadas vascas. La reorganización ha supuesto pasar de 11 delegaciones en la pasada legislatura a las cinco actuales. El Ejecutivo mantiene su oficina situada en Bruselas, dirigida por Marta Marín -nombrada en diciembre pasado-, y distribuye en cuatro sedes las existentes en América. Elvira Cortajarena ha asumido la dirección de la Delegación en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, e Ignacio Valentín Martínez ha sido elegido para encargarse de la que abarca Colombia, Venezuela y América Central. Con la designación de Urchueguía para Chile y Perú, sólo queda vacante la Delegación en EE UU, Canadá y México.

El Gobierno autonómico ha aplicado un considerable recorte al presupuesto que se venía destinando a este capítulo. Si el tripartito de Juan José Ibarretxe había destinado para el año pasado 6,25 millones para el conjunto de las delegaciones en el exterior, en el presente ejercicio se gastarán 3,8 millones (casi un 40% menos), según informó Echenique en una comparecencia reciente en el Parlamento autonómico.

La misión de Urchueguía al frente de la oficina de Chile-Perú -su sede central se encuentra en Santiago de Chile- consistirá en promover la colaboración y el encuentro entre los agentes económicos y sociales de Euskadi con los del área de influencia de la delegación sudamericana. Será un enlace institucional para favorecer el establecimiento de vínculos empresariales y económicos. También se encargará de difundir las manifestaciones culturales del País Vasco, con especial cuidado de la lengua vasca, sin perder de vista su misión de trasladar a la población local "la imagen real de Euskadi y de lo vasco, especialmente cuando se refiere a los valores democráticos y a la singularidad de sus instituciones".

La plaza elegida para Urchueguía tiene, en opinión de Echenique, una especial relevancia, puesto que "numerosas empresas vascas" consideran que el área de Chile y Perú es "una plataforma adecuada para abordar sus negocios en el resto del continente" americano.

La alcaldesa de Lasarte-Oria ya había comentado en sus círculos más cercanos la voluntad de no presentarse de nuevo como candidata del PSE-EE en las próximas elecciones municipales de 2011. Incluso en anteriores citas electorales llegó a plantear dentro de su partido la conveniencia de abordar un relevo interno, aunque esta opción no llegó nunca a cuajar por el indiscutible tirón que Urchueguía ha tenido en la citada localidad. Sin embargo, el desgaste político que ha sufrido en su última etapa, principalmente por las críticas que ha recibido la gestión que ha hecho de los recursos destinados a la cooperación con el Tercer Mundo, ha acabado por propiciar su marcha del ayuntamiento para emprender una nueva etapa al frente de la Delegación del Gobierno vasco en Chile-Perú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 2010