Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar responde a insultos de estudiantes con un gesto grosero

El ex presidente del Gobierno José María Aznar respondió ayer izando el dedo corazón de la mano izquierda a los estudiantes que protestaron por su presencia en la Universidad de Oviedo. Tras haber increpado al ex líder del PP con gritos de "asesino" y "Aznar, fascista, tú eres el terrorista", un grupo de estudiantes le esperó a la salida de su conferencia en la Facultad de Ciencias Económicas de Oviedo. "Le vimos irse y, por reírnos un poco, le gritamos irónicamente 'José Mari, José Mari' y 'presidente, presidente', imitando a los de Nuevas Generaciones", relató Borja Llorente, uno de los estudiantes. Entonces, Aznar les miró fijamente sonriendo y les respondió levantando el dedo corazón de la mano izquierda.

El ex líder del PP: "Un pirómano no puede ser el jefe de los bomberos"

Llorente, ex miembro del Consejo de Gobierno de la Universidad, relató que cuando se enteró de la visita de Aznar el pasado miércoles, la Coordinadora de Asambleas -movimiento estudiantil a favor de la universidad pública y sin adscripción política- convocó a "los más comprometidos" para "recibir a Aznar como se merece". Su estrategia fue la siguiente: organizaron un grupo que atrajera la atención fuera del recinto de la conferencia, formado por unas 15 personas conocidas de sobra por su activismo y que, como planearon, enseguida fueron cercados por policías de paisano y miembros de las Nuevas Generaciones del PP. Simultáneamente, otros diez estudiantes contrarios a la presencia de Aznar se colaban en el aula magna.

Los estudiantes que participaron en la protesta a la llegada del ex jefe del Ejecutivo exhibieron pancartas y folios en alto en los que se podía leer: "Aznar, criminal de guerra", "Mentiras de destrucción masiva", y mensajes similares, mientras le gritaban "asesino", "fascista" y "fuera de la Universidad".

Aznar, acompañado por dirigentes regionales del Partido Popular, accedió a la sala de conferencias por una entrada del piso superior para eludir a los manifestantes. En la sala, abarrotada, fue recibido con una fuerte ovación y gritos de "presidente, presidente", para contrarrestar los silbidos y abucheos de los estudiantes que protestaban por su visita.

En su conferencia, que comenzó con 15 minutos de retraso, el ex líder del PP afirmó que el presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero "ni tenía ni tiene convicciones de presidente, ni un buen equipo, ni una política acertada" para afrontar la crisis "más difícil" que ha vivido España en los últimos años. El presidente de FAES señaló que si ahora se pide consenso político sobre la base que ha llevado a que en España haya más de cuatro millones de parados o "el mayor fracaso escolar de Europa", se trataría de un "consenso inútil". "Estos señores que están dirigiendo España se han fundido el país y no tienen legitimidad para decir al resto que vayan a recoger los escombros", afirmó Aznar. Y sentenció que "el jefe de los pirómanos no puede ser nunca el capitán de los bomberos, y España necesita un gran equipo de bomberos".

Durante su conferencia, los estudiantes contrarios a Aznar que se había colado en el aula "se fueron levantando sucesivamente para protestar de dos en dos salvo la última persona, que lo hizo sola porque su pareja lo estaba grabando todo". En total, cinco interrupciones, relató Borja Llorente. Asistentes a la conferencia partidarios de Aznar replicaron con abucheos a los discrepantes -incluido algún grito de "¡rojos!"-, mientras eran desalojados por miembros de la organización del acto y del servicio de seguridad privada.

En una de las interrupciones provocadas por sus adversarios, Aznar replicó a los que le increpaban: "Hay algunos que parecen empeñados en demostrar que no pueden vivir sin mí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 2010