Series

Otras 'chicas de oro' a la española

La productora de José Luis Moreno prepara para TVE la segunda adaptación española de la popular comedia de los ochenta

Sophia Petrillo, la más cascarrabias de las chicas de oro, se habría reído de buena gana. ¿De nuevo una versión española de la famosa serie de los ochenta? ¿A quién se le ha ocurrido ahora?

A José Luis Moreno y, una vez más, a Televisión Española, habría que responderle. Y es que Alba Adriática, la productora de televisión del empresario y ventrílocuo, artífice de series como Escenas de matrimonio o La que se avecina, está en pleno proceso de selección de las actrices que darán vida a Sophia, Blanche, Dorothy y Rose en una nueva versión española de la popular serie. Está previsto que el rodaje de la versión de Moreno empiece pronto, en primavera, y se baraja septiembre como posible fecha de estreno.

Desde la productora no adelantan más datos, aunque sí aclaran que será una versión bastante cercana a la original: han adquirido el formato de la cadena estadounidense NBC y están basándose en sus guiones para la adaptación. La productora ha firmado un acuerdo con TVE, que también emitió la original y su primer intento de adaptación en España: Juntas, pero no revueltas (1995).

La serie sobre cuatro jubiladas de caracteres opuestos que comparten casa en Miami se estrenó en Estados Unidos en septiembre de 1985, dándole su merecido hueco en la pequeña pantalla a la tercera edad. Rose y compañía hablaban abiertamente de sexo, de amor, de la muerte... Su éxito fue instantáneo y ese mismo año se hizo con el Emmy a la mejor comedia de la temporada (en sus siete años en antena obtuvo 65 nominaciones a estos oscars de la televisión). Para sus veteranas actrices supuso la consagración de sus carreras. Rue McClanahan será siempre recordada como Blanche, Betty White como Rose, Beatrice Arthur como Dorothy y Estelle Getty como la irónica Sophia Petrillo. Getty y Arthur, que en la ficción interpretaban a madre e hija, fallecieron en 2008 y 2009 respectivamente.

TVE, que estrenó la original en 1986, intentó nacionalizar el éxito de la serie de la mano de Antonio del Real (Los hombres siempre mienten, Cha cha chá) en 1995. En aquella ocasión, Amparo Baró se metió en la piel de Benigna, el álter ego de Sophia; Mercedes Sampietro en el de su hija, el equivalente a Dorothy; Kiti Manver en el de una ingenua andaluza, la Rose española, y Mónica Randall en el de una pija catalana inspirada en Blanche. A pesar de su reparto, Juntas, pero no revueltas no cuajó. Sólo duró una temporada.

Queda por ver si José Luis Moreno, cuyas series cuentan con populares personajes de la tercera edad -las tres vecinas de Aquí no hay quien viva o la pareja de Pepa y Avelino en Escenas de matrimonio- tiene más éxito en el intento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 2010.