Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Ida de los cuartos de final

"Estuvimos mal con el balón"

Pellegrini, el entrenador del Madrid, cree que a su conjunto le faltó "movilidad y creatividad" y que cayó en el "juego físico" del Lyon

El entrenador y los jugadores del Madrid explicaron el fracaso en Gerland diciendo que el Olympique les llevó a su terreno, a la marca exhaustiva, a la pierna fuerte, al campo bacheado, al frío y la lluvia. Contra semejantes elementos no fueron suficientes ni dos balones de oro. Tampoco fue suficiente Mahamadou Diarra, inesperadamente puesto en el medio campo por el precavido Manuel Pellegrini, que quiso preservar de la sanción a Lass, que estaba apercibido. Ahora el que no estará en el Bernabéu será Xabi Alonso, que vio la amarilla fatídica. Hay cosas que cuanto más intentan controlarse más se descontrolan.

"No es el resultado que esperábamos", admitió Pellegrini, molesto después de salir de Gerland al frente de un Madrid que nunca ha sacado un punto de ese campo en tres visitas oficiales. "Hemos intentado marcar un gol. Pero el Olympique nos superó. Es un equipo muy físico que nos marcó muy fuerte y no nos dejó jugar. Estamos amargados por la derrota. De todos modos, no creo que nos quite la ilusión de seguir en la competencia", dijo.

"No me preocupa Kaká, sino el funcionamiento colectivo", dice el técnico chileno

"Puse a Diarra porque ellos son muy fuertes en el juego aéreo", argumenta

Es difícil creer en Pellegrini cuando habla de ilusión. En apariencia, el hombre responde igual a una goleada en contra que a una goleada a favor. De momento, le falta una noche de gloria a la que aferrarse. Sus argumentos tácticos no han sido suficientes, en buena medida, por falta de especialistas en el medio campo. Ayer, Pellegrini reconoció que el rival les había generado dificultades insuperables: "El mérito es del Lyon. Nosotros no respondimos jugando como sabemos. Nos falto movilidad con el balón, creatividad... Caímos en el fútbol físico que nos propusieron".

Sonó a mea culpa. Pellegrini tenía tanto miedo a los corpachones del adversario que él mismo propuso un cuerpo a cuerpo. Para contrarrestar a Makoun dio la titularidad a Diarra. El resultado se puede apreciar en la ficha del partido: 1-0. Gol de Makoun. "El Olympique es un equipo muy fuerte en el juego aéreo", dijo Pellegrini cuando le preguntaron por su extraña decisión de jugar con Diarra; "además, Xabi y Lass estaban apercibidos y eso es por lo que Mahamadou ha jugado".

Acertado o no, Pellegrini dio muchas explicaciones. También habló sobre Kaká, el gran enigma de su plantilla: "Anduvimos muy mal con el balón en el pie. No me preocupa Kaká. Me preocupa el equipo. Me preocupa el funcionamiento colectivo. Hoy no hicimos lo que teníamos que hacer. Dominamos en los últimos 15 minutos y, entonces, ellos pagaron el trabajo de presión para recuperar el balón. Físicamente, les superamos. Al final, estábamos con más aire que ellos".

El máximo responsable madridista del área deportiva, Jorge Valdano, se mostró fastidiado: "Es una noche mala. Hemos tenido altibajos en el juego y en ningún momento hemos sido nosotros. En el Bernabéu tenemos que tener una concentración máxima. Las bajas por sanción de Xabi y Marcelo son pérdidas importantes de jugadores que nos dan mucha fluidez en el juego, pero tenemos una plantilla muy larga y en un campo en mejores condiciones que éste seguro que ofreceremos mucho más. Esperamos tener un mejor resultado".

El técnico del Lyon, Claude Puel, dio la impresión de apelar a los poderes fácticos de la UEFA, organismo que preside un compatriota suyo, Michel Platini, para reforzar sus posibilidades en la vuelta. "Espero que en el Bernabéu nos encontremos un buen árbitro que resista la presión", dijo, "porque sabemos que la vuelta será más dura que hoy". Dicho lo dicho, parece que Puel irá a Madrid a encerrarse, jugar al límite del reglamento y esperar una contra.

El sancionado Xabi Alonso, por su parte, dijo que el Lyon había hecho un partido muy duro: "Ha sido complicado. Ellos han estado muy intensos, muy físicos. Nosotros no hemos sabido tocar y asociarnos para provocar las ocasiones. No es un buen resultado, pero aún hay 90 minutos. Un 1-0 es perfectamente superable. Queríamos marcar un gol y no ha podido ser".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de febrero de 2010