Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ISABEL CELAÁ | Consejera de Educación, Universidades e Investigación

"Creo que ya está superado el debate lingüístico e identitario"

En plena campaña de prematriculación, Educación está ultimando su proyecto para ellevar el trilingüismo a las aulas. La consejera, Isabel Celaá, aboga por zanjar debates lingüísticos y avanzar hacia una escuela moderna e integradora.

Pregunta. ¿Después de nueve meses al frente de Educación cuál es su balance?

Respuesta. Muy positivo. No quiero parecer triunfalista, porque queda muchísimo por hacer. Quiero ir avanzando con solidez, sin estridencias, con acuerdo. A veces es largo alcanzarlo, pero, una vez logrado, tiene potencia y sus resultados son más fuertes. Además, hemos hecho todo el trabajo del proyecto trilingüe, los presupuestos de este año y liquidamos el anterior.

P. Abogan por revisar acciones anteriores. ¿Era necesario?

"Los resultados del modelo A no nos parecen satisfactorios" "Sería una locura seguir con debates anteriores con lo que tenemos encima"

"Pactar en materia de educación con el PNV y el PP es posible y deseable" "La sociedad quería otro pacto de gobierno, pero ve los logros de éste"

R. Nos encontramos un departamento muy desorientado, muy bloqueado por debates estériles. Además, estaba inmerso en una inseguridad jurídica que estamos viendo con las sentencias que se están conociendo y con la proa del barco muy orientada a una política excluyente. Lo que nosotros hemos hecho ha sido hacer virar el transatlántico para llevarlo a un terreno común: una escuela acogedora sea cual sea la ideología familiar.

P. ¿Es posible superar el debate lingüístico e identitario?

R. Yo creo que ya está superado. Con la cantidad de debates contemporáneos que tenemos encima de la mesa, como el de crear un nuevo patrón de crecimiento, hacer más ciencia, crear conocimiento o hacer que la UPV sea más competitiva y que esté entre las 10 primeras universidades de Europa o las 500 del mundo, sería una locura seguir con los debates anteriores. Lo que estamos viendo ahora son los flecos del sistema y los márgenes en los que alguien puede seguir con el debate viejo, el lingüístico.

P. ¿Entonces, el PP está anclado en cuestiones del pasado?

R. No. Recoge las reivindicaciones de algunas personas que se han sentido maltratadas por el sistema. El PP reclama al departamento hacer algo más. Esto es una percepción subjetiva, porque empezamos a informar al menos diez días antes a las familias, nos reunimos con los directores, enviamos instrucciones a los centros, hemos habilitado un teléfono en Vizcaya y el servicio de Irekia [la nueva web del Gobierno, www.Irekia.Euskadi.net] está activo. Sólo hemos recibido tres quejas, que se están gestionando y percibimos que las familias conocen sus derechos con el nuevo sistema.

P. El modelo A (en castellano) no llega a sus objetivos. ¿Se plantean medidas de refuerzo?

R. No voy a decir que el modelo A no cumple los objetivos. Sus resultados no nos parecen satisfactorios, por eso estamos abordando un proyecto de mejora del rendimiento de este modelo. Lo que no podemos hacer es tirar al niño por la bañera so pretexto de que tiene menor nivel en euskera.

P. ¿Qué acciones plantean para mejorar el rendimiento?

R. Por respeto a los parlamentarios, lo vamos a desvelar en la Cámara, junto con los detalles sobre los mínimos de las lenguas en el marco trilingüe.

P. La principal razón de ser de su departamento es precisamente ese marco.

R. Sí. Queremos una escuela moderna y compensatoria, que ponga más atención a la lengua que menor presencia social tiene y que incluya el inglés. Este último tiene una importancia capital, porque, de lo contrario, los alumnos no van a tener una libertad de circulación ciudadana en igualdad de condiciones y tendrán dificultades en la comunidad científica, donde el inglés es el idioma más importante.

P. ¿Cómo se consogue que el inglés sea la lengua vehicular si los docentes no lo hablan?

R. En los años ochenta, cuando abordamos el bilingüismo, el 5% del profesorado estaba euskaldunizado; hoy es el 85%. La tarea de formar en inglés será más sencilla que la de formar en euskera. Hay más de un 5% del profesorado que sabe el idioma; no lo tenemos contado, pero lo estamos haciendo.

P. ¿Ve preocupación de los centros por este asunto y los materiales digitales en euskera?

R. No. Los profesores se están formando en inglés y ya disponemos de buenos materiales digitales en euskera. Hay suficientes para este curso.

P. Los centros dedicirán cómo trasladan a clase el testimonio de las víctimas del terrorismo. ¿Tienen ya voluntarios?

R. El departamento no conoce a las víctimas tanto, por lo que lo hará con la Dirección de Víctimas. Es importante que esta selección sea eficiente. Pasa lo mismo que con las mujeres maltratadas o los afectados por el bullying.

P. El ministro de Educación ha planteado dos itinerarios: de Formación Profesional y Bachillerato, para cuarto de Secundaria. ¿Está de acuerdo?

R. Son 104 propuestas y están siendo en este momento objeto de debate. Como todo, tiene sus ventajas y sus desventajas.

P. ¿Cuál es su opinión sobre esta propuesta en concreto?

R. Lo estamos debatiendo. Tiene la ventaja de que el alumno que no sea tan teórico salga a caminos más prácticos. La desventaja es que no consolida unos conocimientos teóricos útiles. Vamos a decir que es un punto delicado que tiene calado.

P. ¿Han decidido cambios tras su última reunión con el PP?

R. No. La reunión de hoy [por el viernes] se circunscribe en el marco de la absoluta normalidad. No es la primera. Es cierto que se produce ahora y que también hemos hablado de la prematrícula, pero no ha habido intención de hacer cambiar al departamento, porque está trabajando en el terreno de la racionalidad, sino de realizar propuestas. Y las hemos recibido positivamente.

P. ¿Entonces, el marcaje del PP no les limita?

R. El pacto sigue en pie y no nos limita la acción. El que me ha visto en el Parlamento es consciente de que el pacto no varía nuestra postura, que lo que estamos haciendo es lo que decíamos que había que hacer cuando estábamos en la oposición, aunque hay una decisión de acoger positivamente todas las aportaciones del PP.

P. ¿Es más sencillo gobernar con el PP que con el PNV?

R. Somos un Gobierno del partido socialista en solitario y estamos haciendo nuestra política. Obviamente, el PP tiene que tener su espacio político para poder hacer sus matizaciones. Las percibimos como aportaciones adicionales, no como discrepancias, pero estamos llevando a cabo nuestra política.

P. ¿Pactar con el PP y el PNV en materia de educación resulta compatible?

R. No solo es compatible, sino que es posible y deseable. En educación buscamos el acuerdo de todas las fuerzas políticas.

P. ¿Por qué le cuesta a la sociedad aceptar al Gobierno?

R. Los cambios de las sociedades se producen lentamente. Creo que la sociedad ha valorado el pacto de gobierno y no le gusta, prefería otro. Pero los ciudadanos están viendo los logros del Gobierno del cambio y que tiene un lehendakari plenamente dedicado a mejorar la sociedad. Hemos pasado de 30 años de ejecutivos nacionalistas a nueve meses de Gobierno socialista. Si llegamos a medir la actuación de Ardanza a los ocho meses, a lo mejor nos hubiésemos sorprendido. Las cosas no cambian de la noche a la mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de febrero de 2010