Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encierro en la Cámara de Pontevedra de despedidos por su presidente

La liquidación de la constructora Casas Novas, SL pasa factura al presidente de la Cámara de Comercio de Pontevedra. Ricardo Mirón, máximo responsable del organismo empresarial, ratificaba ayer su permanencia en el cargo hasta mayo -cuando se celebren elecciones- a través de un comunicado en el mismo momento en el que medio centenar de trabajadores afectados por el ERE planteado por su empresa se atrincheraban en las dependencias de la Cámara.

Allí estuvieron desde primera hora de la mañana hasta pasadas las cinco de la tarde cuando el portavoz empresarial se avino a recibirlos tras siete horas. Un encuentro que suspende, de momento, las movilizaciones previstas por el comité de empresa. Éste recogió el guante de Mirón, que se comprometió a flexibilizar la negociación en torno a las indemnizaciones de los 51 trabajadores afectados.

Casa Novas afronta un concurso de acreedores en tanto el Juzgado Mercantil Número 1 acaba de admitir el ERE de extinción para la totalidad de la plantilla, con una media de edad de 45 años. Ambas partes disponen de 15 días para negociar las condiciones indemnizatorias que, según los portavoces sindicales, no pueden bajar de los 30 días por año trabajado frente a los 20 planteados por la firma. Ayer fue la primera vez que Ricardo Mirón dio la cara ante sus trabajadores desde que se planteara el expediente de regulación de empleo, según señaló el portavoz de la CIG, Xaquín Agulla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de febrero de 2010