Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

500.000 parados. Y Camps, con Alonso

UGT exige a Camps que "descienda a la realidad" y se ocupe del paro

Los indicadores económicos en la Comunidad Valenciana son peores que nunca. Medio millón de valencianos mantienen demandas de empleo vivas en las oficinas del Servef. La encuesta trimestral del Instituto Nacional de Estadística eleva el número de parados a 576.000. El BBVA augura que la Comunidad Valenciana saldrá de la crisis dos o tres años después que el resto de España.

La inacción del Consell ante una situación tan dramática llevó ayer a los dirigentes de la UGT del País Valenciano a reclamarle al presidente de la Generalitat que baje a la realidad. Francisco Camps, en esos momentos, se encontraba en el circuito de Cheste fotografiándose con el doble campeón del mundo de fórmula 1 Fernando Alonso. El sindicato ugetista no es el único preocupado por la pasividad del Gobierno valenciano. Esa inquietud es compartida por el resto de centrales sindicales y por representantes de las principales patronales a los que les disgusta una estrategia que traslada al Gobierno central todos los males que aquejan a los valencianos. Conrado Hernández, secretario general de UGT, se hizo eco ayer de ese malestar: "Hay medio millón de valencianos desempleados y el presidente todavía no ha asumido la gravedad del problema". La Generalitat tiene competencias plenas en políticas activas de empleo.

Camps asistió ayer a los entrenamientos de fórmula 1 en el circuito de Cheste y celebró "el excelente ambiente deportivo y la gran asistencia de público", según una nota oficial de la Generalitat.

"Hay medio millón de valencianos desempleados y el presidente de la Generalitat todavía no ha asumido la gravedad del prolema". Conrado Hernández, secretario general de UGT, recordó ayer que "las políticas activas de empleo son competencia exclusiva del Consell, ya está bien de esconder la cabeza bajo el ala, de que siempre tengan la culpa otros. No están en la vida real. El presidente del Consell no está en la vida real".

La indignación de Hernández ante la actitud escapista del presidente de la Generalitat hacia la crisis económica no impidió que UGT invocara ayer la segunda edición del Plan Valenciano por el Crecimiento y el Empleo (Pavace) como "una buena herramienta para afrontar la actual situación".

El Pavace apunta toda una serie de posibilidades para activar el empleo desde el sector público y para garantizar la atención a los trabajadores que hayan perdido su empleo y hayan agotado todas las prestaciones a las que tenían derecho. Pero su aplicación, señaló Gonzalo Pino, histórico responsable de UGT en Ford, "exige que el Gobierno autonómico baje a la realidad en la que vivimos todos y traslade los recursos necesarios".

Conrado Hernández, flanqueado por Pino y por Juan Ortega, responsable de relaciones institucionales, reclamó una aplicación estricta de la ley de renta mínima garantizada para que las familias que no tienen ningún tipo de ingreso puedan acceder a unos recursos mínimos.

Exigió una apuesta decidida en la aplicación de ley de autonomía personal, la denominada ley de Dependencia, para profesionalizar la atención y generar hasta 25.000 puestos de trabajo especializados.

La aplicación generalizada de la oferta pública de educación infantil hasta los tres años; el compromiso de extender a todas las localidades de más de 20.000 habitantes las prestaciones en prestaciones de Salud Mental; los ambiciosos planes de regeneración y repoblación forestal, medidas todas ellas recogidas en el Pavace, paliarían en parte el desempleo que afecta a medio millón de valencianos, 575.000 según la Encuesta de Población Activa.

Los responsables de UGT reiteraron su confianza en el diálogo y la concertación. La mesa técnica del Pavace tiene previsto avanzar hacia "un diagnóstico de la situación real" para acordar el impulso de "medidas concretas con las correspondientes partidas presupuestarias" para combatir el paro. El horizonte del acuerdo se ha fijado en mayo.

UGT sugirió incluso medidas que también reclamó ayer Cepymeval, la patronal autonómica de la pequeña y mediana empresa, para favorecer el acceso al crédito de las pymes. UGT planteó elevar el papel de la Sociedad de Garantía Recíproca, a la que pueden acceder todas las empresas para obtener avales, para equipararlo con el Instituto Valenciano de Finanzas, que distribuye subvenciones nominales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de febrero de 2010