Reportaje:

El muro de Miguel Hernández

El mayor 'graffiti' realizado en la ciudad de Alicante rinde homenaje al poeta oriolano y reproduce algunos de sus versos

"Éste es uno de los muros más míticos de Alicante y siempre ha estaba pintado con graffitis o reivindicaciones", recordaba ayer Soul. Mientras ultimaba su aportación al lienzo de 200 metros de longitud y 12 metros de alto, el escritor de graffiti -la expresión grafitero es para ellos despectiva- incidía en que le ha tenido ganas a esta pared del IES Jorge Juan "desde pequeñito". El proyecto Murart le dio hace unos meses la oportunidad: decorar el muro para homenajear a Miguel Hernández y también a Jorge Juan, científico y marino alicantino del siglo XVIII. El lienzo se encuentra en medio de dos institutos llamados como los homenajeados. A mediodía de ayer los aerosoles daban los últimos retoques.

El escritor de 'graffiti' con más renombre ha pintado al poeta
El lienzo tiene 200 metros de longitud y 12 de altura

Más información

Soul ha decorado una parte del muro con algunos versos del poema Para la libertad. Versos escoltados a la izquierda por el retrato más conocido del poeta, realizado por su compañero de celda Antonio Buero Vallejo en 1940. Maestros de otros tiempos y de otras artes reivindicados setenta años después por el que es considerado como la figura más importante del graffiti alicantino. Tom Rock pasó por delante de la pared por casualidad y terminó aceptando también la invitación de participar en su elaboración. Considerado como el principal artífice de que Alicante sea, junto a Madrid y Barcelona, uno de los puntos con más cultura de graffiti, Tom Rock se ha encargado del retrato de Miguel Hernández.

El graffiti en su conjunto ha contado con la colaboración de 17 jóvenes que desde que empezó a pintarse a finales del pasado mes de noviembre aprovechan la oportunidad para mostrar su forma de expresarse y de divertirse.

Murart es un programa del Ayuntamiento de Alicante y de Inusa, concesionaria de la limpieza en el municipio, que nació en el año 2006 con la intención de frenar el vandalismo entre los escritores de graffiti en la ciudad. En Alicante esta forma de expresión urbana tiene mucho predicamento y seguidores, y no en pocas ocasiones ha provocado las quejas vecinales y del sector comercial por el descontrol de algunos de los jóvenes que lo practican y el coste que supone reparar su incivismo. Las sanciones públicas se están endureciendo y, en paralelo, la apuesta educativa trata también de dar salidas al problema y, de paso, mejora la estética urbana.

Murart ha realizado ya en la ciudad 17 intervenciones que suman 7.410 metros cuadrados de muros urbanos pintados. Y el pasado 12 de enero, a las propuestas creativas sobre el terreno se unió el inicio de clases artísticas para aprender a realizar pintadas sostenibles, depurar la técnica y concienciar sobre los espacios donde se puede practicar la pintura con aerosoles y los que no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 01 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50