Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hospitales informarán a los pacientes del coste de su atención

La medida persigue concienciar al usuario para que no abuse del servicio

"Ya puede irse a casa. Está todo bien, pero vuelva si nota algo raro. Sepa usted que el coste de la atención que se le ha ofrecido estos días es de 15.000 euros". Algo así podrían escuchar los usuarios de los hospitales públicos andaluces a partir del año que viene. La consejera de Salud, María Jesús Montero, anunció ayer que la Junta informará a los pacientes del importe económico derivado de su atención.

La medida, que Montero definió como "factura sombra", persigue, sobre todo, concienciar a los ciudadanos del valor real del servicio para que hagan un uso racional del mismo. "Es fundamental que los ciudadanos conozcan que los servicios públicos cuestan dinero. Por ser gratis no se pueden usar indiscriminadamente sin percatarse de que se trata de un bien preciado", advirtió ayer en Sevilla la consejera, durante su participación en el Fórum Nueva Economía.

Salud entiende que esta medida servirá también para que los usuarios conozcan algo más sobre el uso que da a sus impuestos la Administración. Además, la tasación de los servicios ayudará al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a reclamar el importe de la atención en casos que acaban en los tribunales, como algunos accidentes laborales.

La intención de Salud es empezar a implantar la medida a finales de este año en las urgencias y en las hospitalizaciones. Las urgencias son la principal puerta de entrada al SAS y Salud ha pedido en muchas ocasiones a los ciudadanos que hagan un uso cabal de ellas. En 2008, el último año del que hay datos publicados, los hospitales andaluces atendieron 550.117 ingresos y 3,1 millones de urgencias que no requirieron internamiento. Sólo el hospital Virgen del Rocío de Sevilla atiende una media de 842,3 urgencias al día, según su memoria de gestión de 2008.

En las hospitalizaciones, el coste se multiplica según los días de ingreso y la atención que requiera el paciente. El valor de los servicios se ofrecerá mediante una tasación estándar que, según Montero, ofrecerá el "coste aproximado, nunca el real". El SAS está ultimando estas cifras, aunque fuentes de este departamento avanzaron ayer algunos datos. Un día en la UCI le cuesta a la Administración alrededor de 2.000 euros por paciente. Un parto sin complicaciones, unos 1.500. Algunos estudios han cifrado en 200 euros el coste medio de una atención en urgencias, pero la cifra varía según las pruebas diagnósticas que requiera el enfermo.

Ante las suspicacias que pueda generar la medida, la consejera de Salud aseguró ayer que la factura sombra no pretende ser un primer paso hacia el pago compartido de los servicios sanitarios entre el ciudadano y la Administración. "Desde el Gobierno de Andalucía hemos sido contundentes cuando nos hemos pronunciado sobre este tema. El llamado copago no es una solución al problema de la insuficiencia financiera crónica que tienen los sistemas sanitarios", aseguró.

Montero recordó que las experiencias de copago puestas en marcha en algunos países demuestran que el importe que abona el usuario "no tiene un impacto real sobre los presupuestos de salud", señaló la consejera, quien, frente a esta fórmula de pago compartido, apostó por mejorar "la formación de los ciudadanos". La medida que ahora quiere poner en marcha el SAS funciona ya en los hospitales de Valencia o Galicia, donde el centro remite al domicilio del usuario la información con el coste de su atención.

Atención y costes

- Los hospitales andaluces emitieron 550.117 altas el año 2008, lo que equivale al mismo número de ingresos.

- Ese mismo año, los centros hospitalarios atendieron 3,1 millones de urgencias que no requirieron ingreso.

- El coste medio de un parto sin complicaciones asciende a 1.500 euros.

- Un día de ingreso en la uci le cuesta a la administración alrededor de 2.000 euros por cada paciente

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de enero de 2010

Más información