Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta da un ultimátum de 48 horas a Astilleros para que acepte la 'hoja de ruta'

Nuevo ultimátum de la Junta a la empresa Astilleros de Huelva, titular de un 80% de los astilleros de Sevilla. Los propietarios de la factoría onubense disponen de 48 horas para aceptar la hoja de ruta aprobada el 8 de enero por la Administración autonómica, los sindicatos y el consejo de administración de la propia factoría -con tres votos a dos-.

La agencia Idea, dependiente de la Consejería de Innovación, reconoció ayer que "las negociaciones llevan demasiado tiempo en dique seco". Sus condiciones, enviadas por escrito a los consejeros delegados de Astilleros, están muy claras. Primero, aceptar al empresario José Luis Álvarez como apoderado. Se trata de un candidato propuesto por la Junta con el apoyo de los sindicatos. Segundo, la cesión legal de al menos un 51% de las acciones para que sean gestionadas por el administrador único. Esos derechos ya se cedieron a principios de mes pero falta el documento público que lo acredite. Y tercero, la celebración "inmediata" de la junta general extraordinaria de accionistas en Astilleros de Huelva para que se nombre como administrador único a la misma persona que ostente el cargo de apoderado general, es decir, a José Luis Álvarez. Si esto no se produce, la Junta dará por finalizado el acuerdo suscrito con Astilleros que podría restablecer la actividad industrial de ambas factorías.

Idea admite que la negociación lleva demasiado tiempo "en dique seco"

Tras casi cuatro meses de negociaciones, reuniones, manifestaciones, encierros y "ayudas económicas excepcionales", la Junta considera que está haciendo "todos los esfuerzos" sin conseguir resultados. En noviembre, la Administración ya dio 48 horas a los propietarios de Astilleros para la presentación de un plan industrial "viable y coherente". En diciembre, presionó a los accionistas para que cedieran sus derechos políticos. Finalmente, el 4 de enero, tres miembros de la dirección, entre ellos Rafael Gómez Naranjo, con más del 30% de las acciones, accedieron al traspaso.

Según fuentes de la negociación, los directivos que se niegan a ceder consideran que la fórmula reflejada en la hoja de ruta ("redimensionar" la planta de Huelva) desembocaría en el cierre de la factoría.

Los trabajadores, por su parte se declaran "hartos". La manifestación llevada a cabo ayer -como todos los lunes- por las calles de Huelva terminó en altercado después de que más de 150 empleados se encontraran con Moreda en una calle céntrica de la ciudad y le culparan directamente del bloqueo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010