Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas persiguen reforzar el liderazgo interno de Griñán

El presidente de la Junta y Chaves anunciarán en breve la fecha del congreso

El ex presidente andaluz dejó ayer toda la responsabilidad en manos de su sucesor: "Cuando Griñán considere oportuno", dijo en Las Palmas de Gran Canaria, al tiempo que subrayó que el criterio del presidente andaluz es "el determinante".

Griñán ha logrado forzar una situación cuando hace apenas dos meses la mayoría de los que ayer se volvieron a sentar para abordar el mismo tema veían más inconvenientes que ventajas en el adelanto del congreso, ya que consideraban que todos los esfuerzos debían estar dirigidos sólo a combatir la crisis económica. Sólo el secretario general del PSOE de Jaén, Gaspar Zarrías, habló entonces de manera clara y que si había un problema de bicefalia era necesario una solución urgente. Pero los acontecimientos se han precipitado.

La encuesta del IESA en la que el dato más relevante es que el cambio de Griñán no ha calado en los andaluces, además de pronosticar un triunfo del PP, ha empujado la vela hacia la convocatoria pronta del congreso. Además en el PSOE los instrumentos de la orquesta empezaban a desafinar, por lo que ahora se considera que lo mejor es que Griñán elija al equipo que quiera para dirigir al partido, después de una etapa de 16 años marcada por el tándem Chaves-Pizarro.

Zarrías fue el único de los secretarios generales que no estuvo presente en la cita de ayer con Griñán, pero sí el vicesecretario general de Jaén. La ejecutiva regional estuvo representada por la presidenta del partido, Petronila Guerrero, el vicesecretario general, Luis Pizarro, y el secretario de Organización, Rafael Velasco.

El primero en hablar públicamente de la necesidad de convocar un congreso "mejor cuanto antes" fue Luis Pizarro en unas declaraciones a las 9.30 en Canal Sur Radio. De todos es conocido que Pizarro era contrario a la convocatoria extraordinaria del congreso por la no menos extraordinaria distracción que supone a los socialistas -que gobiernan en la Junta y en casi 500 municipios- elegir una nueva dirección. Las palabras de Pizarro se interpretaron de inmediato como una bajada de bandera, es decir, como un hecho cierto de que Griñán y Chaves tienen pactada una fecha muy próxima. Y partir de ahí, poco se puede añadir. También Velasco se mostró proclive al adelanto. Y la ejecutiva federal, contraria a cualquier movimiento durante la presidencia española de la Unión Europea, también varió de opinión y dio luz verde al proceso por boca de la secretaria de Organización, Leire Pajín.

La opinión de Pizarro fue suscrita horas después en el almuerzo por todos los presentes. Según las fuentes consultadas, no se habló de fecha, pero ya ven como muy lejano el mes de julio, periodo que hasta hace menos de 48 horas era la opción preferida por algunos dirigentes.

Estas fuentes indican que serán Chaves y Griñán los que anunciarán el día exacto. Desde el punto de vista de la organización, los socialistas aseguran que necesitan al menos 30 días para tenerlo todo preparado, así que será después del 28-F, Día de Andalucía. Al ser un congreso extraordinario no está previsto que se elabore una ponencia marco, con propuestas dirigidas para los ciudadanos. Y aquí empiezan a surgir opiniones contrarias. "No hace falta. Tenemos un programa electoral y el discurso de investidura de Griñán. Se elige a la nueva dirección y ya está", opina un dirigente. "Si todo esto es para quitar a Manolo y poner a Pepe, será un fiasco y entraremos en otra depresión con la próxima encuesta. Tendremos que aprovechar para profundizar en ideas fuerza contundentes", rubricó otro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010