Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMÓRIAM'

Francisco Monforte, un diplomático ejemplar

En los últimos días del año que ha concluido falleció en Madrid el embajador Francisco Monforte. Cuantos le tratamos y conocimos sabemos de su seriedad profesional, de su gran cultura y de su entrega y ayuda a los demás.

Nacido en Valencia, su profesión diplomática le permitió conocer diversos países. Irlanda, Chile, Uruguay... Fue ministro consejero de la Embajada de España en Roma y cónsul en Francfort. Hombre de gran cultura, seguía las publicaciones sobre temas internacionales. Tenía buena memoria y podía hablar con detalle y rigor de los temas más diversos. Una conversación con él siempre enriquecía.

No era de actitudes llamativas y parecía buscar un perfil cordial y modesto. Pero a poco que con él se tratara, se percibía su penetración profunda de las cosas y su visión clara de un mundo tan complejo y cambiante como el de las relaciones internacionales. Se interesaba también por otros temas, por filosofía y literatura, y se sentía en su campo en el mundo de la poesía. Hablaba con entusiasmo de los poemas de Gabriela Mistral y de Francisco Brines.

Su cordialidad y su sencillez lo hacían entrañable para su entorno profesional, social y familiar. Fallecida su esposa Elena Sáenz Abad a la edad de 52 años, sus dos hijas, Guiomar y Berenguela, cultas y vitales, sólo hablan de él con adoración y amor. Lo mismo puede decirse de Mercedes, a la que consideraba de la familia.

Dionisio Garzón es doctor en Derecho y ex consejero de la Embajada de España en Washington.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010