Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Choque del Supremo y el Constitucional por la prisión preventiva

El nuevo sistema de cómputo favorece a los reincidentes con penas graves

Nuevo choque entre altos tribunales. La Sala Penal del Supremo ha aprovechado su primera sentencia sobre el nuevo sistema del cómputo de la prisión provisional establecido por el Constitucional en abril de 2008 para acusar a este último de favorecer "a los reos que más delitos y más largas penas acumulen, frente a quienes delincan una sola vez" y de permitir que en algunos de esos casos de reincidentes pueda darse la paradoja de que "no haya de cumplirse pena alguna".

La sentencia del Supremo, aplicando la nueva doctrina del Constitucional que obliga a restar la totalidad de la prisión provisional de cada condena aunque coincida con el cumplimiento de otra pena, reduce en dos años el periodo de estancia en prisión de un narco con varias sentencias. Pero, tras dar la razón al recurrente, carga contra el derecho que acaba de aplicar y asegura que ese sistema ideado por el tribunal responsable de velar por los derechos fundamentales recogidos en la Constitución "puede afectar a los principios de seguridad, jurídica, igualdad, proporcionalidad e incluso a la buena fe procesal".

Los magistrados advierten de que el nuevo sistema puede dar lugar a fraudes de ley, como por ejemplo, que un acusado con varias causas pida la prisión provisional para reducir el tiempo de cumplimiento o que un abogado rechace "solicitar la libertad provisional con idéntica y subrepticia finalidad". La interpretación del Constitucional crea "un beneficio penitenciario no previsto por el legislador" que tiene "efectos incalculables e imprecisos", dicen.

Las quejas del Supremo se suman a las de la Fiscalía, que reclamó al Gobierno una reforma legal que evitara esos efectos. El Ejecutivo ha aceptado y el proyecto de ley de reforma del Código Penal actualmente en tramitación vuelve al sistema anterior a la sentencia del Constitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010