La violencia religiosa causa 288 muertos en Nigeria

La violencia religiosa ha vuelto a estallar en Nigeria. Nuevos choques entre bandas de cristianos y musulmanes en Jos, en el centro del país, han dejado desde el domingo casi 300 muertos, según un balance calculado a través de varias fuentes. A la mezquita central de la ciudad habían llegado ayer 192 cadáveres y 26 el lunes, según el imán. El secretario de la Asociación Cristiana de Nigeria, el reverendo Chung Dabo, cifró en 65 los fallecidos en su comunidad. En la cercana Bukuru, hubo cinco muertos, según un centro médico. Estas cifras no habían sido contrastado por fuentes independientes.

Las autoridades nigerianas decretaron el toque de queda en Jos, capital del Estado de Plateau, y desplegaron tropas en la ciudad con el mandato de "normalizar la situación", según declaró el vicepresidente del país africano, Goodluck Jonathan. Ningún vuelo despegó del aeropuerto local ayer.

La mecha que encendió la violencia fueron las fricciones entre vecinos musulmanes y cristianos sobre la reconstrucción de viviendas destrozadas durante los enfrentamientos de noviembre de 2008, en los que fallecieron 400 personas.

Un portavoz de la Cruz Roja indicó que 2.000 residentes de Jos han abandonado sus casas para huir de la violencia. Fuentes locales señalaron que los choques se habían extendido ayer a otras siete localidades cercanas a la ciudad.

Los testimonios de vecinos de Jos hablaban de intercambios de fuego de ametralladora que se prolongaron durante horas, y numerosas columnas de fuego que se elevaban de la zona norte de la ciudad.

Nigeria, el país más poblado de África con 150 millones de habitantes, sufre el azote crónico de la violencia entre cristianos, mayoritarios en el sur, y musulmanes, afincados en el norte. Jos está en la línea que divide las zonas de influencia de las dos comunidades.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS