Una princesa pop en el Real

La cantante 'soul', colaboradora de Alejandro Sanz, estrena su último disco con un recital en el teatro madrileño

Cuando Alicia Keys grabó su primer disco, Songs in A Minor, se convirtió en la promesa de un brillante futuro. Pero nadie podía imaginar que aquella chica negra de 21 años, criada en los barrios marginales de Nueva York (en Devil's Kitchen, la Cocina del Diablo, su nombre lo dice todo), acabaría tocando en el Teatro Real. Es la primera vez que una artista pop lo hace.

"Me encanta España, la gente, hay una conexión... Y mi ciudad española favorita es Madrid porque aquí fue donde vi por primera vez un show flamenco", explicó ayer antes del recital. La cantante se muestra muy satisfecha de la canción que compuso con Alejandro Sanz y que aparece en el último disco del madrileño. La titularon Looking for Paradise. "La canción se compuso en un barco de un amigo común, a eso de las tres de la mañana, él con la guitarra, yo cantando. Surgió de forma natural, algo mágico".

Más información
Cientos de personas se quedan sin poder ver a Alicia Keys

La cantante, pianista, productora y compositora da una fecha para su siguiente juerga flamenca: "¡Esta noche, en cuanto acabe el concierto!", asegura en un tono que parece decir que eso no admite negociaciones. Un vestido negro, su inseparable taza de té y sobre todo, su sonrisa. "Bebo mucho té antes de los conciertos, y una especie de poción mágica hecha de productos naturales. Caliento unos 45 minutos y rezo con la banda". Keys (teclas, en inglés) toma su nombre artístico del instrumento que ya tocaba desde niña.

La excusa fue anoche la de presentar su último disco: The element of freedom, que presenta a una intérprete más segura de lo que quiere. "No sé si antes era más libre o no, simplemente no dominaba el proceso". Ahora se siente en un buen momento, aunque cuando se encuentra mejor es en el instante de entrar en el estudio de grabación. "Me da una cierta estabilidad, me da paz. Es como volver a una vida normal", asegura.

Unas 1.500 personas se dispusieron ayer a disfrutar de sus melodías. Al concierto se accedía por invitación y se distribuyeron más de las que el aforo permitía, lo cual provocó las protestas de los asistentes que se quedaron a las puertas y la actuación de la policía municipal.

Antes del incidente, había explicado: "No me gusta poner etiquetas, toda la musica es buena". En esta ocasión, une su talento al de la explosiva Beyoncé en el tema Put it a love song. Sobre su colaboración con Alejandro Sanz dijo: "Nos conocimos en Rock in Rio en Portugal, cenamos con las dos bandas y quedamos en hacer algo juntos". Sanz la acompañó durante el concierto de ayer. Su aparición fue el momento más celebrado de una velada en la que el público aplaudió a rabiar temas como No one y Fallin'.

Alicia Keys, antes de su recital en el Teatro Real.
Alicia Keys, antes de su recital en el Teatro Real.CLAUDIO ÁLVAREZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS