Crónica:RACING 1 - VALLADOLID 1 | 18ª jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Racing se encomienda a Canales

El Valladolid, plano, se adelanta, pero el joven mediapunta iguala con una preciosa vaselina

El Racing dejó pasar ayer una oportunidad para terminar de congraciarse con El Sardinero. Firmó una buena primera parte, pero, a medida que fluía el partido, se fue enredando en la propuesta defensiva del Valladolid, muy plano. Lo mejor del encuentro lo sirvió Canales, que está en camino de ser una referencia indispensable para el Racing. El Valladolid, en cambio, es un equipo preocupado. Carente de imaginación, el grupo de Mendilibar decidió no asumir ningún riesgo, ya fuera con ventaja o con la igualada en el resultado. El técnico movió a varios futbolistas de sitio, pero con escasa operatividad. Sesma y Borja anduvieron perdidos y Diego Costa se hartó de recibir pelotazos. La buena noticia fue el estreno de Carlos Suárez, un medio internacional con la selección sub 19. El Valladolid encontró el gol de casualidad: un saque de esquina de Medunjanin desviado por Pinillos a propia puerta.

RACING 1 - VALLADOLID 1

Racing: Coltorti; Pinillos, Henrique, Torrejón, Christian; Lacen, Diop (Mario, m. 89), Munitis, Serrano, Canales (Arana, m. 75); y Xisco (Geijo, m. 64). No utilizados: M. Fernández; Moratón, Osmar y Toni Moral.

Valladolid: Justo Villar; Pedro López, Luis Prieto, Arzo, Marcos; Baraja, Carlos Lázaro, Borja, Sesma (Marquitos, m. 90); Medunjanin (Barragán, m. 79) y Diego Costa. No utilizados: Fabricio; Font, Baraja, Assier y Sesma.

Goles: 0-1. M. 18. Pinillos, en propia puerta. 1-1. M. 61. Vaselina de Canales.

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó a Torrejón, Baraja y Borja.

16.402 espectadores en El Sardinero. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas de Haití. Además, el Racing destinará el 15% de la recaudación de ayer a ayudar a los damnificados por la catástrofe.

El tanto echó abajo la idea inicial del Racing, al que, sin embargo, cada vez se le nota más confiado en casa. En eso tiene mucho que ver Canales. No sólo por sus prestaciones, sino también porque trabaja en un puesto, el de mediapunta, en el que el Racing acumulaba tremendos problemas. Convertido en paso obligado del ataque, Canales se apropió de la ofensiva del Racing. A falta de un constructor -ni Lacen ni Diop lo son-, el joven asumió con firmeza la responsabilidad de mover la pelota con rapidez y asociarse con Munitis y Serrano. La falta de acierto sigue dañando, no obstante, al Racing. Con el gol en contra se ofuscó contagiándose del aburrimiento del Valladolid.

La segunda parte confirmó el ritmo cansino del partido. De nuevo, lo más agradecido lo puso Canales. Recibió un pase perfecto de Munitis y, con una suave vaselina, batió a Justo Villar. Lo hizo con la pierna derecha, demostrando que no la tiene sólo para apoyarse en ella. Los cambios enfriaron la dinámica del equipo de Portugal, que no supo por dónde hacer daño a su rival.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS