LIBROS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La apuesta 'clásica' de Gaudé

Nacido en París en 1972, Laurent Gaudé comenzó su andadura como autor analizando los conflictos emocionales más constantes de la literatura teatral antigua y moderna, siempre con la mirada proyectada en Grecia y en las culturas del Mediterráneo.

Su pieza teatral más alabada por la crítica, y más querida por su autor, es Onysos el furioso, que al parecer escribió en diez días. Se trata de una obra "épica", pero sin el efecto distanciación que Brecht y Döblin atribuían a la verdadera épica, y en la que vemos a un mendigo clamando en el metro de Nueva York y desplegando, con su voz de trueno, su delirio (o sus recuerdos milenarios). Onysos conoció Babilonia, según nos va diciendo, y se considera el destructor de la ciudad de los jardines colgantes. Nueva York le parece la nueva Babilonia, pero ya no piensa destruirla: no quiere ver más ciudades ardiendo. El tono recuerda mucho el de los trágicos griegos, y es arcaizante y a la vez moderno, si bien su modernidad sólo se observa en la ambientación, pues se trata de un teatro para ser abiertamente declamado, más que susurrado, con un ritmo galopante y de versos libres en los que creemos percibir ecos de Whitman y de su Canto a mí mismo.

Sus otras piezas teatrales participan de la misma idea del teatro, y muy especialmente El tigre azul del Éufrates, donde vemos a Alejandro Magno monologando el día mismo de su muerte, y Sodoma la dulce, donde escuchamos los lamentos de una habitante de Sodoma que recuerda su "dulce ciudad pérdida" y destruida. La atmósfera y el estilo de estas piezas teatrales se observan también en los cuatro relatos de En la noche de Mozambique, probablemente su mejor libro y también el menos pretencioso.

Durante el primer periodo de su vida como escritor, Gaudé parecía destinado a ser un autor teatral un tanto inactual y desconcertante, pero en 2002 publicó la novela El legado del rey Tsongor, con la que obtuvo el Premio de los Libreros y el Goncourt des Lycéens. Con su novela más aclamada y valorada, El sol de los Scorta, ganó el Premio Goncourt. Posteriormente ha publicado otras dos novelas: Eldorado y La puerta de los infiernos.

La literatura de Gaudé, tanto la teatral como la novelesca, parece muy afincada en la oralidad, pero en una oralidad antigua, basada en una rítmica y en un aliento que, para bien o para mal, ahora resultan anticuados y no nos conmueven como antes. Ejemplo fundamental de este proceder es el aliento que imprime a su novela El sol de los Scorta. Su lectura nos evoca las novelas más "mitológicas" de García Márquez y el mundo agobiante, miserable, árido e inhabitable de Pedro Páramo y El llano en llamas de Juan Rulfo, pero con treinta años de retraso, y también recuerda a veces el tono sollozante de la Duras, su simbología sentimental y su acercamiento a los personajes por medio de frases escuetas, directas y a veces de un lirismo brutal. Los temas que transitan esta historia son muy previsibles: el destino, el legado, miserable y grandioso, que se van transmitiendo las generaciones, las venganzas heredadas como las de los Montesco y los Capuleto...

Dentro de las dos corrientes que más imperan en la literatura actual, la minimalista y la acumulativa, ambas bien representadas en Francia por autores de su misma generación, Gaudé se ubica decididamente fuera de las dos, y en ese proceder reside buena parte de su grandeza. Lejos del minimalismo y la alucinante desnudez expresiva de su colega Éduard Levé, recientemente fallecido, Gaudé apuesta por la "eternidad" en una época en la que la eternidad ya no eterniza a nadie, como susurraba Eduardo Hervás.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS