Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez rechaza investigar la presunta estafa de Air Comet

Jarro de agua fría para los afectados de Air Comet. El juez Santiago Pedraz se ha negado a investigar la presunta estafa de la aerolínea del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que dejó en tierra a 7.000 afectados que pagaron sus billetes de avión. El juez no aprecia delito, no cree que la Audiencia Nacional sea competente, carga contra el fiscal y los denunciantes por la "escasa concreción de los hechos denunciados" y sostiene que si Air Comet tenía deudas y le embargaron los aviones, el cese de la actividad "no se debería a la voluntad de los representantes de la entidad", Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual. Las nueve asociaciones de afectados han anunciado ya que recurrirán la decisión ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Pedraz rechaza tramitar la denuncia "genérica" de las asociaciones de afectados y critica a la fiscalía por "limitarse" a considerar competente a la Audiencia y solicitar la práctica de una serie de diligencias. El juez, además, reprocha al fiscal "sustraer" al juzgado "datos y hechos concretos" relativos a "un juzgado de Londres" y a la denuncia del banco alemán Nord Bank, "sin que se sepa de dónde los obtiene, pues no constan en la causa".

En tono vitriólico, el juez prosigue diciendo que si los hechos los ha obtenido la fiscalía de los medios de comunicación, "aparte de no aportarlos, como es obvio, por insuficientes, no sirven para abrir una investigación judicial". "El ministerio fiscal, en cambio, podría haber iniciado unas diligencias de investigación", remacha el magistrado.

En cuanto a los posibles perjudicados, "tampoco se puede decir que existan estricto sensu, por cuanto los mismos, al final, según los citados medios, al parecer vieron satisfechas sus pretensiones por el Ministerio de Fomento, que implementó los medios necesarios para que las personas que quisieran volaran a sus destinos. El perjudicado, por tanto, sería la Administración". Pedraz insiste en que no es que se requiera "constancia acreditada de lo que se afirma, sino al menos una descripción de los hechos acontecidos que demuestre la relevancia penal de los mismos".

El auto de Pedraz destila un trasfondo de ajuste de cuentas con la fiscalía que dirige Javier Zaragoza, con la que Pedraz ha tenido sus más y sus menos en ocasiones, la última a cuenta de uno de los piratas del Alakrana. No obstante, Pedraz no ha cerrado todas las puertas: archiva las actuaciones, pero "sin perjuicio de su reapertura", caso de que el fiscal proceda conforme a lo señalado en la resolución. El fiscal ha recogido el guante y en los próximos días iniciará diligencias de investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 2010