Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:VILLARREAL 0 - CELTA 1

El Celta da la sorpresa y echa al Villarreal

Un discutible penalti en el minuto 91 lleva a cuartos a los vigueses

En el último minuto y de penalti rigurosamente decretado, un grupo de chavales de la cantera del Celta, inquietos, con toda la ilusión del mundo y el descaro por bandera, eliminaron a todo un Villarreal, que pagó cara su falta de actitud en 180 minutos, su conformismo y dejadez, con escaso fútbol, sin apenas llegadas y oportunidades. En el último suspiro se adentró Botelho en el área de Diego López y se dejó derribar por un Ángel inexplicablemente fogoso. Trashorras marcó la pena máxima que deja fuera a uno de los aspirantes.

Sin rebajas en la alineación, con la inclusión de Fuster, sacrificando a un delantero, Valverde quiso dar la importancia debida a un encuentro definitivo. Por más que el Celta sea un conjunto de Segunda con supuestas limitaciones, el divino Villarreal no es nada sin un mínimo de dignidad competitiva. Sin intensidad no es nadie.

VILLARREAL 0 - CELTA 1

Villarreal; Diego López; Venta (Ángel, m., Godín, Marcano, Capdevila; Senna, Bruno; Cani, Cazorla (Pirès, m. 46), Fuster (Rossi, m. 57); y Llorente. No utilizados: Oliva; Eguren, Ibagaza y Nilmar.

Celta: Yoel; Vasco Fernandes, Noguerol, Túñez, Botelho; Garai (Cristian, m. 68), Jonathan Vila; Dani Abalo (Oriol, m. 62) , Trashorras, Mateo (Hugo Mallo, m. 46); y Iago Aspas. No utilizados: Falcón; R. Lago, Álex López y Saulo.

Goles: 0 - 1. M. 91. Trashorras, de penalti.

Árbitro: Fernández Borbalán. Amonestó a López Garai, Llorente, Vasco Fernández, Iago Aspas, Túñez, Cristian y Noguerol.

Unos 6.000 espectadores en El Madrigal.

Los frecuentes episodios de apatía le han costado algunos disgustos al Villarreal en la presente temporada. Y los errores defensivos más. Cuando no es Gonzalo, ahora en el dique seco por una lesión muscular, la pifia es de Marcano o de Godín. Fallos individuales o en pareja como anoche nada más iniciarse el partido.

Sin miedos, con el descaro del que tiene poco que perder, el Celta cuestionó más de lo predecible la eliminatoria ante el run-run desaprobatorio de los escasos valientes presentes en la grada. El sosiego amarillo envalentonó al grupo celeste, atrevido en el despliegue, tímido en el remate.

Repitieron bufonada Marcano y Godín para que Iago Aspas volviera a perdonar en el arranque del segundo periodo, al igual que hizo más tarde Pirès ante Yoel, en la única y clara ocasión del Villarreal, que no hizo suficientes méritos en 180 minutos para clasificarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 2010