Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sukarrieta dice que el museo solventará la crisis en Urdaibai

El alcalde cree que Cultura lo rechaza por "no ser propio"

El alcalde de Sukarrieta, el peneuvista Peru Sainz de Vizcaya, defendió ayer el proyecto del Guggenheim en Urdaibai como la solución a la crisis económica de la comarca en las dos últimas décadas. "Llevar adelante [este proyecto] será un éxito de todos los vascos", afirma. El primer edil entra en el debate "tras las opiniones variopintas" sobre el nuevo museo, impulsado por la Diputación de Vizcaya pero al que se opone el Gobierno vasco (el socio al 50% de la institución foral en el Patronato del Guggenheim), ya que defiende otras actuaciones culturales en Urdaibai sin la marca estadounidense.

En un comunicado, el alcalde del municipio donde se pretende ubicar el museo lanza duras críticas al Gobierno, el encargado de la gestión de Urdaibai, por defender sólo la naturaleza y no pensar en los vecinos. Incluso le acusa de poner en peligro industrias de la zona, como la maderera Inama y Astilleros de Murueta, "por el mal uso hecho por el Patronato de Urdaibai -el órgano de gestión de este espacio protegido- de sus atribuciones, siempre proclive a restringir las actividades económicas y humanas".

Acusa al Gobierno de restringir la economía en la comarca

En la línea de los gobernantes locales del PNV de la comarca, asegura que el Ejecutivo ha invadido las competencias municipales y ha utilizado el Patronato como "un instrumento político". La gestión de la reserva, asegura, ha supuesto que una comarca "netamente productiva" sea hoy día un "dormitorio de Bilbao", que vive "en cierta medida" del turismo del verano.

Por eso, considera que la vía "más clara" para potenciar Busturialdea -una de las pocas zonas en Euskadi que en la bonanza económica de las últimas décadas ha perdido tejido productivo- es el "turismo cultural y ecológico y el sector servicios auxiliar de éste". Explica que la estrategia de potenciar el turismo se refuerza con el museo Guggenheim, en un mensaje calcado al de la Diputación. "Mi sorpresa es que cuando [el proyecto] ha llegado ha sido criticado desde varias agentes, incluyendo el Gobierno vasco, con críticas por no ser propio".

El alcalde cree que este proyecto cultural reducirá el paro y reactivará la comarca, que volvería así a ser "parte del motor económico y cultural" de Euskadi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 2010