Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer mata a su compañero de piso

El fallecido tenía una herida de arma blanca en la cabeza

Una vecina de Carabanchel, Fátima el Khazani, de 49 años y origen marroquí, se entregó ayer por la tarde en la comisaría del distrito y confesó que acababa de matar a su compañero de piso, Antonio Luna Peña, de 54 años, según informó una portavoz de la Jefatura Superior de Policía. Éste es el primer crimen que se produce en Madrid este año. El anterior se cerró con 55 muertes violentas.

El suceso ocurrió cuando faltaban 10 minutos para las ocho de la noche. Tras acudir la mujer a la comisaría, un coche patrulla se dirigió hasta el domicilio que ésta compartía con el fallecido en el número 6 de la plaza del Cardenal Pamcili, en la colonia de Diego Velázquez, muy cerca del barrio de Pan Bendito.Cuando entraron los agentes, el fallecido estaba tirado en medio de un charco de sangre en el salón de la vivienda. Tenía al menos una herida por arma blanca en la cabeza, cerca de la nuca. Al lugar acudieron sanitarios del Summa, que sólo pudieron confirmar la muerte de Luna, según informó un portavoz de Emergencias 112. La mujer, que había confesado ya en comisaría que había sido la autora del crimen, fue detenida en ese mismo instante acusada de un delito de homicidio.

El crimen causó gran consternación en el barrio, donde el fallecido era muy conocido. Residía en la misma vivienda desde hacía unos 40 años. Trabajaba en la construcción. "Estaba pensando en trasladarse a Málaga, donde viven su madre y su novia. De hecho, pasó las vacaciones de Navidad y de Año Nuevo con ellas", explicó una vecina del fallecido, María Luz Teodoro.

"Esta tarde no hemos oído ningún ruido ni peleas. Nos hemos enterado de lo que ha pasado cuando hemos visto a tanta policía", añadió otra residente en el número 6. Las primeras investigaciones apuntan a que ella intentó evitar que se marchara a vivir a Málaga, según fuentes policiales.

Fátima El Khazani residía con Antonio Luna desde hacía varios meses. Trabajaba como cocinera en un restaurante. Iba a quedarse con el piso y se encargaría de cuidarlo cuando el propietario se mudara a Málaga. "Ayer ya hubo bastante jaleo a mediodía. Tuvo que venir la Policía Municipal para solucionar el problema", explicó un vecino del bajo B.

"Nos hemos quedado de piedra, porque él nunca se metía en problemas. Hacía unas semanas que ya no se veía a su hija [fruto de una relación anterior] por aquí. Ella es militar y pasa muchas épocas fuera de aquí", destacó otra vecina.

El cadáver de Antonio Luna fue trasladado a las 22.25 al Instituto Anatómico Forense, donde hoy está previsto que se le practique la autopsia.

Agentes del Grupo V de Homicidios y especialistas de Policía Científica se encargan desde ayer de llevar las investigaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de enero de 2010