Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL VÁZQUEZ | Secretario general del PSdeG

"No entregaré a Feijóo las cajas y el ahorro de todos los gallegos"

Está persuadido de que bajo "el disfraz de la fusión", el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo prepara "un asalto a las cajas para controlar el ahorro de todos los gallegos". El líder del PSdeG, Manuel Vázquez (O Carbaliño, 1954), asegura que tiene a todo el partido detrás para evitarlo. "No me da vértigo la soledad, tenemos razón", sostiene, y se pregunta por qué el BNG "le hace el juego al PP" si de su texto ya no queda en pie "ni un sólo artículo". El líder socialista vaticina que las cajas acabarán impugnando la futura ley ante los tribunales, desconfía de la auditoría y de la palabra del presidente y acusa a la Xunta de diseñar "un ataque contra Vigo porque allí no gobierna el PP".

"Ninguna ciudad tendrá dinero de la obra social si no quiere Feijóo"

"Nuestros alcaldes hablan, los del PP no, porque el PP no tiene alcaldes"

"Al PSdeG no le da vértigo la soledad, no buscamos fotos, defiendo este país"

"Para algunos los bipartitos son malos hasta que pactan con el BNG"

Pregunta. Se desmarca de la ley de cajas, ¿no le gusta o es un modo de frustrar la fusión?

Respuesta. No tiene que ver con la fusión, el Partido Socialista de lo que se desmarca es del control político que se pretende porque Feijóo no tiene derecho a controlar el ahorro de los impositores de este país, la obra social, ni a poner en riesgo la profesionalidad e independencia de las cajas. Queremos una ley de cajas para Galicia y nos comprometimos, incluso demasiado, para sacarla por consenso, pero es evidente el afán de Feijóo por usar el ahorro de todos en beneficio propio. No tendrá nuestro apoyo para asaltar el poder financiero de Galicia.

P. ¿Cómo debería ser esa ley que ustedes sí apoyarían?

R. Es fácil. Debe garantizar la independencia, la profesionalidad y la solvencia. Es curioso que una ley de cajas que es para los gallegos acabe restando representanción a impositores y ayuntamientos y pretenda nombrar consejeros por sorteo puro. Incluso se permiten algo, bajo mi punto de vista ilegal, que es sustituir, en el momento crítico de viabilidad de las cajas, el 100% del consejo de administración y de las asambleas. Es obvio que a Feijóo sólo le preocupa el control político de las cajas.

P. ¿Agotó todas las vías de diálogo? Quedaba tiempo en el Parlamento para pedir más cambios.

R. Es evidente que el PP quiere asaltar las cajas. Y el BNG tal vez lo apoye por el prurito de decir que es una ley nacionalista... de la que no queda vivo ni un sólo artículo.P. ¿Su rechazo a la ley no tiene que ver con la fusión?

R. No, la fusión está en stand by, mientras esperamos una auditoría que nos iba a ilustrar sobre su viabilidad, debatimos que se pretenda que el Parlamento tenga una representación en las cajas que no se reserva a ayuntamientos, ni a las entidades fundadoras, a las que se margina. Se quita representación a los ayuntamientos porque allí no gobierna el PP. Feijóo adapta la ley a las necesidades del PP, no de Galicia.

P. Sus enmiendas también daban representación al Parlamento, ¿qué consejeros quitaría?

R. Es fundamental escuchar a los miembros actuales, a las entidades fundadoras y oír a los alcaldes, antes, no después de que el texto esté listo y les quite representación. Pedimos consenso de los partidos y de la sociedad. Se habla con los sindicatos a los que se da entrada pero no se escucha a quien se le quita representación. Es una ley contra alguien, de espaldas a la sociedad y cortoplacista. El PP pondrá en riesgo la viabilidad de las cajas por el camino de la falta de eficiencia y de restarles profesionalidad. Sé que para algunos voy contracorriente, pero estoy seguro de lo que hago y al PSdeG no le da vértigo la soledad. Tenemos razón.

P. Los consejeros que tendrá el Parlamento, ¿a quién se le quitan?

R. Igual se podría pactar un recorte equilibrado a todas las entidades. Pero no se ha querido escuchar. ¿Es normal renovar asambleas y consejos en dos meses cuando el BNG en su ley original lo planteaba en un año? Era tiempo razonable para hacer reglamentos, adaptar estatutos y renovar los órganos. El BNG traga ahora con la locura de los dos meses.

P. ¿Esta ley es para echar de Caixanova a su presidente?

R. No, el señor Gayoso se iba a marchar sí o sí. Lo grave de la ley es que ningún ayuntamiento podrá tener un acuerdo de obra social sin la bendición del PP. Y las grandes inversiones que precisa este país tampoco se harán si esos créditos no los aprueba el PP.

P. ¿Le compromete aún la auditoría encargada por la Xunta?

R. El proceso de fusión está peor que cuando empezamos. Todos hicimos un acto de voluntad política para escuchar a una auditora independiente. Que se haya filtrado su informe no nos deja tranquilos, veremos si sale una fotocopia de la de la Xunta, miedo me da. Necesito seguir creyendo en la auditoría pero tengo muchas dudas. Pedimos la comparecencia de la consellería para explicar la filtración y se nos negó. ¿Lo inventaron La Voz de Galicia y Cinco Días? Si la auditoría está contaminada, nos engañamos a nosotros mismos y está en juego que las cajas se tengan en pie. Cometimos errores, pero cada día PP y BNG giran más hacia nuestra posición porque lo que dijimos es cierto. Su incoherencia es tal que recurren en los tribunales el FROB y luego piden que ese fondo financie la fusión.

P. Si el texto se pule, ¿apoyará la ley?

R. Si la ley garantiza independencia, solvencia y profesionalización, la apoyo mañana. Lo que no quiero es darle las cajas al PP y el ahorro de los gallegos y que encima prometan despolitizarlas.

P. ¿Quién debe controlar las cajas si no es el Parlamento?

R. No tiene porque controlarlas nadie más que los organismos controladores,

[el Banco de España y la Xunta] y estos ya tienen hoy esa obligación legal. La clave es esa: el Parlamento debe participar, no controlar las cajas. Feijóo y el PP diseñaron los números para tener mayoría en los consejos y eso es lo que se discute.

P. Su propuesta sigue siendo un SIP [fusión virtual] entre ambas cajas.

R. Nosotros seguimos trabajando para que se unan, busquen alianzas, a través de un SIP o la fórmula que quieran.

P. ¿Incluida la fusión?

R. Si las dos cajas decidieran fusionarse sería lo ideal, pero eso no pasa. Si una dice que no, será por algo. Hemos tirado la toalla antes de tiempo y el presidente, en un ataque de autoridad, prometió solucionarlo. Veremos cómo lo hace. Feijóo pretende un acuerdo que le entregue el poder.

P. Si Caixanova no acepta su SIP, ¿tiene un plan B?

R. Ambas deben sentarse a hablar. Algo sabrán sobre entidades financieras, Caixanova puso dos informes, Caixa Galicia, no sé. Con los informes de las dos, la auditoría, los de la Xunta, se puede trabajar. Imponer una fusión con la bayoneta es un error descomunal. Una fusión con un gran acuerdo sería maravillosa. Pero el consenso hay que buscarlo, esa tentación de intentar asaltar las cajas con una ley no es buena para Galicia.

P. No le da vértigo la soledad pero, ¿qué explicarán si sale una fusión que apoyan UGT, CC OO, la patronal y los partidos?

R. Deberá hacerlo quien apoya que el PP asalte las cajas, si a UGT le vale, a nosotros no. Da igual quien lo apoye, mientras tenga la sensación de que entregamos el ahorro de Galicia al PP, no hay ley de cajas. Me debo a los electores, esta es mi línea argumental y mi responsabilidad con este país.

P. ¿Qué opina del discurso de Feijóo contra los localismos?

R. Es el discurso de quien no gobierna en ninguna ciudad. Me siento orgulloso de mis alcaldes y ellos no son localistas.

P. ¿Teme que cale la idea de que en el PSdeG Caballero y Losada van por libre?

R. Es el discurso de la derecha que no tiene alcaldes ni en el norte, ni el sur, ni en el medio. En el comité nacional todos los alcaldes me apoyaron. Claro que si no tienes alcaldes en las ciudades, los alcaldes de las ciudades no hablan. Es normal que los de Vigo, A Coruña, Ourense... se preocupen por sus ciudades. La ley de cajas la propongo yo y la apoyan todos.

P. Compañeros suyos, como Touriño, avalan la fusión.

R. Son visiones personales, el 100% de la organización habla por mi boca.

P. ¿No cree que Caballero ha llevado su lucha demasiado lejos?

R. Responde a un ataque contra su ciudad y él hace lo que tiene que hacer.

P. ¿La Xunta ataca a Vigo?

R. Por supuesto, si en Vigo hubiera alcalde del PP esto no lo hace Feijóo. Como no gobierna ciudades, se inventa la Galicia única.

P. ¿Fue un error del bipartito no cambiar la ley de cajas?

R. Aunque nadie preveía las tensiones de la economía mundial, hubiera sido bueno darle prioridad buscando consensos. Al PP le suena mal la palabra bipartito y ahora se alía con el Bloque. Igual pactar con el BNG sólo es malo si lo hace el PSOE.

P. Mucha gente pensará que es el PP el que rompe con el statu quo en las cajas.

R. En cambiar ese statu quo estamos todos. Lo que quedará en la sociedad gallega es que el PP politizó el ahorro de todos. Cuando la gente vea que su ahorro lo controla un partido, igual añora situaciones anteriores.

P. ¿Prevé recursos contra la futura ley en los tribunales?

R. Si las entidades ven que se conculca la legislación básica y el modelo de competencia, la recurrirán y es normal. Y yo creo que este texto que se presenta vulnera esos derechos. Salvo que se pula de acuerdo con nuestras propuestas, los recursos están servidos.

P. Moreda pide despolitizar las cajas siendo vicepresidente de una.

R. Hasta ahora las cajas no estaban despolitizadas y es lo que pedimos. Tiene mucho valor para decir desde dentro que se irá.

P. Pero no se ha ido.

R. Se irá cuando entre en vigor la nueva ley, al mismo tiempo que los tres alcaldes del PP que también están dentro mientras el partido pide despolitizar las cajas.

P. ¿Ferraz presiona?

R. No presiona nada.

P. Dirigentes del PSOE creen que se defiende a Caixanova.

R. Habrá quien crea que el PP defiende a Caixa Galicia y tampoco es cierto. Feijóo intenta controlar las cajas y yo, que no lo haga.

P. ¿Qué espera de las municipales?

R. Mejorar resultados. Y los datos que tenemos, apuntan a eso. Nuestra confianza aumenta.

P. ¿Mantendrán las seis alcaldías y las dos diputaciones?

R. Por supuesto que mantendremos las alcaldías y aspiramos a las cuatro diputaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de diciembre de 2009